Posteado por: Carlos Tito | 15 diciembre, 2007

UN TERRORISTA APODADO “CHATO” (6ta. Parte)


 Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz.
C.I.: 2919542 SC.

Lo que no sabía la señora Margarita Quiroga de Gamarra, es que los principales colaboradores del General J. J Torrez, eran integrantes del llamado Ejército de Liberación Nacional desde 1969 y que a partir del 7 de Octubre de 1970 formaron parte activa del “Modelo Nacional-Revolucionario”, comenzando recién su carrera de crímenes y depredaciones impunemente, lamentablemente el último pedido de la angustiada madre no obtuvo respuesta y el cadáver del infeliz joven, asesinado con alevosía que repugna, no tuvo sepultura cristiana por espacio de dos años y medio

Fue recién en Marzo de 1972, cuando los servicios de seguridad del gobierno descubrieron la vasta red de terroristas del “ELN”, pudiéndose saber a ciencia cierta la suerte que había corrido José Gamarra Quiroga. Esta situación dio lugar, como es natural, a una serie de delaciones y finalmente uno de los extremistas detenido en Cochabamba, contó con lujo de detalles el asesinato del estudiante de arquitectura, gracias a estas revelaciones los agentes del DIC pudieron encontrar con facilidad, un pozo de casi 12 metros de profundidad situado en la periferia de Sacaba, sector norte de la carretera al Chapare, en cuyo fondo se hallaba el esqueleto del infortunado José en posición de cuclillas.

Gonzalo Alvarado Jacobs militante activo del “ELN”, un cochabambino de 22 años que tenía dos alias “Benjo” y “Nicolás” dio los detalles del macabro hecho, porque fue uno de los autores de la muerte de José Gamarra. La víctima elegida para la aplicación de la “justicia revolucionaria” , después de ser torturado cruelmente fue conducido en un jeep, hasta el lugar preparado precisamente por Alvarado Jacobs y allí con dos disparos de revolver lo ultimaron, arrojando el cadáver al pozo tapándolo con adobes y tierra, finalmente, “Nicolás”, “Lilly”, el “Zurdo” y otro no identificado retornaron a Cochabamba.

Otro hecho que conmovió al país entero, por sus características de represalia y sadismo, fue el asesinato perpetrado por el Ejército de Liberación Nacional en Cochabamba, del cual resultaron víctimas: Elmo Catalán Avilés, periodista chileno y su esposa Jenny Koeller, estudiante de arquitectura y ex dirigente universitaria. Un antecedente que demuestra fehacientemente la calidad moral de los delincuentes que consumaron el doble crimen, es que tanto la señora Koeller como Catalán Avilés, eran miembros de esa sanguinaria organización extremista.

Los cuerpos de los occisos fueron encontrados el 12 de Junio de 1970, en un túnel que une el río Rocha con la laguna Alalay, en la zona de “el Abra” situada a pocos kilómetros de la ciudad. Según los médicos forenses, el doble crimen se produjo casi con seguridad el 11 de Junio, los cuerpos fueron levantados el día 12 y la información que causó tremendo impacto en la población de Cochabamba y sobre todo en la clase estudiantil en general se la dio el día 13. En realidad el crimen se había cometido el 8 de Junio.

Los cadáveres de los esposos estaban envueltos en frazadas y atados con cuerdas de nylon, mostrando signos de violencia, permitiendo establecer de inmediato que ambas víctimas habían sido torturadas antes de ser asesinadas, el cuerpo de Jenny Koeller, una bella muchacha muy apreciada en la ciudad de Cochabamba, presentaba una herida cortante en la región de la mama derecha, lesiones en las muñecas y en las piernas. La causa de la muerte fue una herida en la región cráneo encefálica. El cadáver del esposo, Elmo Catalán Avilés, tenía heridas similares, excepto la lesión craneana. Ambos cadáveres se hallaban hinchados y en estado de putrefacción.

La reacción unánime de condena y repudio por el asesinato de la joven pareja, que se habían casado seis meses antes, asustó al “ELN” y secretamente hizo llegar un comunicado apócrifo a una radio-emisora de Cochabamba, asegurando que los esposos habían sido torturados y asesinados por “órganos de represión del gobierno”.

Conocidos los detalles del crimen, toda la ciudadanía del país censuró los actos violentos e inhumanos, desatándose movilizaciones multitudinarias en señal de protesta. Los universitarios de San Andrés paralizados en un primer momento, efectuaron una “marcha anti-imperialista” atribuyendo el hecho a los Estados Unidos y a la CIA. Las universitarias mujeres pidieron la expulsión de la embajada de los Estados Unidos y quemaron una bandera de ese país ante el edificio de la sede diplomática……………………………..

Continuará.

Santa Cruz de la Sierra 15 de Noviembre de 2007.

Amable lector, agradezco y autorizo su publicación.

About these ads

Responses

  1. don Carlos:Lo felicito por sus artículos y aprovecho para desearles felices fiestas y fuerzas para alcanzar el sueño de un mejor país.saludos


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: