Posteado por: Carlos Tito | 3 junio, 2008

Los dos golpes de Estado en Bolivia


 
Por: Walter Javier Arrázola Mendivil
Diputado Nacional
 
Publicado en: EL DUENDE
Fecha: 19 de mayo de 2008.

"La historia me absolverá" es la frase que utilizaron dictadores y genocidas para justificar  acciones en contra de sus pueblo y de los derechos humanos, el primero fue el nazi Adolfo Hitler quien patento la frase y el segundo fue el comunista Fidel Castro quien  la copió.

Hoy en Bolivia se están copiando ideologías totalitarias y racistas, como también frases, comandadas por un terrorista confeso, el vicepresidente de la república Álvaro Marcelo García Lineras y secundadas por el sindicatero y cocalero, hoy presidente de Bolivia, S.E. el Doctor Juan Evo Morales Ayma.

Estas personas están destruyendo Bolivia, están sembrando odio y división entre los ciudadanos bolivianos, rencor entre estratos sociales y etnias indígenas, revanchismos entre hermanos;  tan solo para justificar la toma total del poder e imponer una ideología y una visión a la totalidad del país.

Bolivia a sufrido dos golpes de Estado en los dos años y medios de gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), uno antidemocrático, violento y conservador; el otro democrático, pacífico y revolucionario.

El primero es un golpe artero contra el Estado de Derecho, la democracia y las libertades, un golpe a la institucionalidad republicana de Bolivia propiciado por S.E el Presidente y sus secuaces "SS" o Sectores Sociales, quienes apalean y persiguen a sus oponentes hasta que se alineen. El MAS ha destruido el país, mejor dicho esta por terminar de destruirlo, a través de los distintos golpes y cercos congresales que le da a Bolivia.

S.E. será recordado como el último caudillo heredero de la partidocracia y del viejo sistema de partido político. El doctor Juan Evo Morales Ayma y el MAS es más de lo mismo: más corrupción, más pobreza, más inflación, más clientelismo, más negociados, más injerencia extranjera, más… (Ya no más por favor).

Entre los golpes del MAS el más fuerte  ha sido el irrespeto a las propias leyes aprobadas por ellos mismos en el Congreso de la Nación y que S.E. refrendaba, referentes a la convocatoria de la Asamblea Constituyente y el Referendum Autonómico.  No se respetaron los dos tercios necesarios para llegar a un acuerdo entre todos los "hermanos bolivianos", a palabras del vicepresidente. No se respeto el voto por el SI de las Autonomías Departamentales.

Todo este irrespeto  terminó en la aprobación de un aborto de proyecto de Constitución por el partido de turno, en un cuartel militar, manchado de sangre opositora a su régimen.

Otro de los golpes constantes a sido cuando el Poder Ejecutivo le ha quitado la potestad legislativa al Congreso, y a través de Decretos Supremos (o Decretos Leyes) aprueban nacionalizaciones de Empresas, prohibiciones y fijaciones de precios para exportar e importar productos. Utilizan el aparato público institucional, como impuestos internos y la policía, para perseguir y amedrentar a sus opositores.
Este es el verdadero golpe de Estado a la institucionalidad democrática de Bolivia, que busca conservar el viejo orden centralista y estatista del pasado, con los privilegiados del presente.

Su Excelencia no es un revolucionario es un reaccionario, porque su proyecto político ha reaccionado a un régimen y lo a sustituido por otro, el suyo. No ha cambiado nada, solo han cambiado de actores y de privilegiados. Los pobres del Estado Centralista, a quien dice representar el MAS,  serán los ricos privilegiados del mañana. ¿Qué diferencia hay entre Evo y los demás ex presidentes? ¿En que hemos cambiado verdaderamente?

Sin embargo existe otro golpe de Estado, el revolucionario, democrático y pacífico, que no es contra la institucionalidad boliviana, sino más bien es para fortalecerla y modernizarla. Este golpe es contra el Estado Centralista, para cambiar el orden y el conservadurismo del mismo.

Fue un golpe hecho no con bayonetas, ni militares, ni policía, ni sectores sociales que cercaban el congreso; fue un golpe gestado por todo un pueblo activo y pacífico, que esta derrumbando a un Estado Centralista, conservador y absorbente, son su única arma: las urnas.

El pueblo soberano a través del voto popular, le ha dicho no al centralismo, no a la dictadura, no al totalitarismo. Le ha dicho si a la democracia, si a la Autonomía y a su Estatuto.

La diferencia es que nosotros los segundos golpistas, nos manchamos las manos de tinta morada cuando ejercemos nuestro derecho al voto, ustedes los primeros golpistas se han manchado de sangre sus manos, en busca de la implementación y consolidación de un Estado Racista, Excluyente y Centralista.

La historia y pueblo, muy pronto, les dirán: no pasarán.

 

Walter Javier Arrázola Mendivil
Lic. Ciencias Jurídicas
Magíster en Derecho, Economía y Políticas Públicas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: