Posteado por: Carlos Tito | 21 marzo, 2006

¡No al intervencionismo extranjero!


Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz

CI.: 2819542 SC.

 

Compatriotas este es un mensaje de fe nacionalista y democrática, sin claudicaciones, sin odio y sin miedo.

 

Aunque constituimos un País, aunque conformamos un Estado, no somos una nación unificada, por que nuestro ser nacional continua siendo un proyecto que no se realiza. Vivimos geográficamente desvertebrados y espiritualmente divididos en razas diferentes, que no comparten los mismos sentimientos y pueblos que regionalmente se miran con recelo.

 

De ahí, que nuestra misión histórica debe gravitar como fuerza política, para cristalizar nuestra nacionalidad bajo un molde integrador y solidario con proyección de futuro para que Bolivia, sea una sola, respetada por propios y extraños.

 

Si bien nacimos al soplo de los vientos republicanos, en nuestra patria los principios democráticos son desvirtuados. Leyes y constituciones son tratados como simples enunciados, desprovistos de toda eficacia normativa. La división de los poderes públicos, el ejercicio de la soberanía popular, el respeto al hombre y al ciudadano carecen de esa energía vivicante que hace digna la vida, como en otras naciones cultas y organizadas.

 

Constituimos un mosaico de grupos étnicos y nuestra historia está esculpida en la roca de muchas desgracias e infortunios y por olvidar nuestras raíces y nuestras glorias pasadas, ya no recordamos que fuimos, “El Alto Perú, cuna de libertad americana, es donde se lanzo el primer grito libertario y fue el último en alcanzarlo” Es donde indígenas y mestizos con tez blanca o morena unidos, rompieron las cadenas del yugo español y sin ayuda de nadie lucharon 15 años por la libertad y no hubo un solo día, sin que se derrame sangre patriota.

 

“Fue en el alto Perú, donde se combatió sin planes estratégicos pero con heroísmo, sin grandes generales, pero con hijos del pueblo empecinados y bravos, corajudos y tenaces, donde las montañas, los valles y los llanos eran pendones de la libertad” ¡Así nació Bolivia libre y soberana! Por el tesón y la valentía de una raza nueva de indígenas y mestizos y somos sus descendientes nosotros los bolivianos, nacidos en esta tierra bendita llamada Bolivia.

 

¡Negarnos como nación, como sangre, como suelo es abrir los caminos del entreguismo y el coloniaje! Decía Don Oscar Unzaga de la Vega.

 

De las mayorías indígenas y de los mestizos con tez blanca o morena, se puede asegurar que no son militantes del Movimiento al Socialismo (MAS) ni tienen vínculos con los politiqueros de derecha o izquierda, y de esas mayorías se puede decir que son nacionalistas por excelencia. Son los bolivianos que aman a la patria, son los que respetan las leyes y la propiedad privada de la tierra, son los que quieren a sus familias, son los que veneran  a Dios por sobre todas las cosas, son los que trabajan honestamente para el engrandecimiento del país por que no medran del Estado, son los que rechazan la intromisión foránea en asuntos internos del Estado, son los que dicen ¡No al intervencionismo extranjero! Venga de donde venga, pero no hay que confundirlos con los militantes de Acción Democrática Nacionalista (ADN) ni con los emenerristas, por que no guardan ningún parentesco ideológico, como el que se acuño en el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) partido político de ¡ladrones, criminales y vende  patria!

 

Compatriotas, este mensaje también es un grito de protesta por las políticas y expresiones del Señor Presidente Evo Morales Aima y de sus colaboradores, admiradores fanáticos del “Che” Guevara, son los que dicen ser patriotas, son los que no tuvieron ni una pizca de respeto por los soldados bolivianos asesinados en Ñancahuazú por los invasores cubanos.

 

Son los que con prepotencia igualada, en Tihuanaco proclamaron públicamente, que seguirán las huellas del agresor argentino – cubano, el extranjero que intento implantar en Bolivia su ideario comunista y por la insolencia de hollar territorio boliviano ¡encontró la muerte! Y como si fuere poco tanta irreverencia, los masistas no dudaron en levantar sus puños izquierdos en alto, símbolo del comunismo mundialmente reconocido y al enarbolar el emblema de la hoz y el martillo, repudiaron el signo redentor de la cruz, mancillaron nuestra bandera nacional por estar empecinados en reemplazarla con la wiphala pisotearon la dignidad y las creencias cristianas del pueblo que dejo a un lado sus diferencias raciales, culturales e ideológicas para ¡Votar por el cambio! Un cambio, estructural – moral – político en los tres poderes del Estado, en las instituciones y en las reparticiones estatales, carcomidas por la traición, el entreguismo, el crimen, la corrupción, la impunidad y el nepotismo.

 

Contrariamente, la crisis económica y social sigue estancada, sin indicios de solución y para colmo de males los ciudadanos que cometieron delitos económicos y violaciones a los derechos humanos ¡bien gracias! Ensoberbecidos por el poder que el pueblo les confió, el Señor Presidente Evo Morales Aima y sus colaboradores olvidaron sus promesas pre-electorales, por estar enfrascados en sustituir la Constitución Política del Estado, por una que les favorezca íntegramente en sus pretensiones absolutistas, para perpetuarse en el poder e imponer su ideario político sin obstáculo alguno.

 

Reemplazaran los símbolos patrios y cambiaran el nombre de Bolivia por Tahuantinzuyo, un despropósito de seres con mentes obtusas, despenalizaran la hoja de coca ¡luz verde! Para que los campesinos sin tierra de occidente avasallen territorios de la media luna. Fomentaran e incrementaran la producción de la coca por ser más rentable que los productos agrícolas, un arma de doble filo por que medianos y pequeños agropecuarios seguirán el ejemplo de los sembradores de la muerte (cocaleros del Chapare).

 

No por nada el Canciller Choquehuanca está en campaña, para sustituir la leche del desayuno escolar por la coca, es el primer paso para que los bolivianos la consuman como en los tiempos de la Colonia esclavista, con la agravante de que los masistas, están empecinados en seguir las huellas del “Che” Guevara y para el logro de sus planes maquiavélicos, empezaron a enviar a cientos de jóvenes bolivianos a “estudiar” a Cuba y paralelamente con el pretexto de cumplir sus programas de alfabetización y carnetización de los bolivianos, están fomentando la penetración pacifica de ciudadanos cubanos y venezolanos a territorio boliviano.

 

Son las señales previas, para conducir los destinos de la patria, por los senderos tortuosos del Marxismo hacia un Estado Socialista Quechua – Aimara, ¡sueño irrealizable! Por que constituimos un mosaico de etnias y mestizos.

 

Lo único cierto es que los mestizos con tez morena y blanca, que gobiernan el país por escuchar las peroratas de Castro y de Chávez, optaron por ser “cola de león y no cabeza de ratón” y si es que no dan un giro de 180° en sus pretensiones, lo único que lograrán es convertir a la patria ¡hoy libre y soberana! En colonia cubana – venezolana.

 

 

Santa Cruz, Marzo de 2006.

Anuncios

Responses

  1. Me gustaría aprovechar este artículo sobre para invitarte a visitar una modesta Tira cómica sobre en Intervencionismo estatal: http://janario.blogspot.com/2006/05/intervencionismo-estatal-en-la-risa-y.html
    Intervencionismo estatal en la risa y el llantoMuchas Gracias!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: