Posteado por: Carlos Tito | 14 noviembre, 2006

“LA REVOLUCIÓN AGRARIA”


Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz

C.I.  2819542 SC

Hugo Roberts Barragán: Ministro de Prensa, Propaganda e Informaciones en el primer periodo del gobernante Movimiento Nacionalista Revolucionario, en su libro “Las treinta monedas” denuncia textual que: Víctor Paz Estenssoro, con el  avieso proposito de sublevar a los campesinos y hacerlos actuar en el establecimiento de un  Estado comunista, se apresuro en dictar la Ley de Reforma Agraria de Agosto 2 de 1953. Esa Ley no tuvo la finalidad de liberar a los indígenas, sino la de ejercitar una medida punitiva contra  los blancos (karas) y mestizos que no compartían sus ideas marxistas.

Largo seria enumerar los crímenes y los asaltos a las propiedades agrícolas en plena producción  cometidas por hordas de indígenas, aleccionadas desde el palacio de gobierno que en nombre de la Reforma Agraria, acabaron con la producción agrícola y ganadera de los valles y del altiplano boliviano, la que perdura hasta nuestros días porque ningún blanco (kara) o mestizo, nunca mas pudo tener el derecho de poseer tierras en el occidente, para dedicarse a la agropecuaria.

Lo único cierto y verdadero es que a partir de promulgada dicha Ley, el país se debatió en la mas horrenda crisis y miseria, porque los karas y mestizos agricultores-ganaderos, sobrevivientes de la barbarie movi-comunista, huyeron al extranjero y los que no pudieron hacerlo buscaron cobijo en las tierras hospitalarias de Santa Cruz, lo paradójico es que los indígenas avasalladores no cultivaron la tierra, extremo que obligo al gobierno movi-comunista a importar artículos de primera necesidad, inclusive maíz y papa productos originarios, con la agravante de que recurrieron a la mendicidad internacional.

Después de 53 años, la triste historia esta por repetirse en el agro cruceño, por la tozudez del presidente Evo Morales Aima, empecinado en emular a Víctor Paz Estenssoro, para convertir a Bolivia en una colonia cubana-venezolana y para el logro de sus aviesos propósitos, uno de los   pasos importantes es promulgar la reformada Ley I.N.R.A. para dar inicio dictatorialmente a “La Revolución Agraria” y así cumplir sin obstáculos sus promesas pre-electorales, dotando a los campesinos sin “tierra” de occidente, predios particulares de ganaderos y agricultores cruceños, concesiones forestales y tierras fiscales  en desmedro de los originarios cambas.

Y por todo ello ya no se puede poner en duda sus aviesas intenciones, y se debe condenar la simulación democrática practicada por el actual gobierno, que al mismo tiempo sostiene una política clasista indigenista y para escarnio de la democracia esta poniendo en peligro la unidad de la Patria, agravada por querer imponer medidas arbitrarias sin consenso, como la modificada Ley I.N.R.A., objetivo claro y contundente para que sus huestes  de campesinos sin “tierra” avasallen los territorios de la media luna y destruyan lo que los masi-comunistas llaman el orden oligarca y el tan envidiado poder agro-industrial cruceño.

El propio presidente Evo Morales Aima castrista-comunista, a proclamado la vigencia de un estado anárquico, al anunciar que distribuirá tierras cruceñas, con prioridad a los campesinos aimaras y quechuas del occidente, sin tomar en cuenta que los indígenas originarios del oriente boliviano, son los  dueños verdaderos de estas tierras desde siglos antes de la Colonia, constituidos en pueblos con razas, costumbres e idiomas diferentes, con respecto a los indígenas de occidente, por lo que el presidente Evo Morales Aima no es quien para disponer alegremente, lo que pertenece por centurias a los indígenas y mestizos originarios del oriente boliviano.

Esta discriminación clasista significa en los hechos la lucha de clases, orientada a enfrentar a  indígenas y mestizos cambas, para dividir a los pueblos  orientales y como sucedió en el pasado, la  destrucción de la agricultura y la ganadería de occidente por las hordas de indígenas movi-comunistas. Hoy después de 53 años los herederos de esos sádicos vándalos, aglutinados en el Movimiento al Socialismo, son inducidos por casiquillos masi-comunistas, para que arrasen el aparato productivo del oriente boliviano, como lo hicieron sus mayores y es que, “el vinculo de la sangre no traiciona”.

¿Será este el modo del presidente Evo Morales Aima de hacer una revolución agraria? ¿Campos desvastados por el odio que profesa por los cambas autonomistas? ¿Permitiendo los avasallamientos y el crimen para obligar el ausentismo de agricultores y ganaderos? ¿Será que buscan los masi-comunistas, con la simulación democrática que practican, sojuzgar a los pueblos de la media luna? Y sobre este estado de cosas, grave para los agropecuarios, grave para los indígenas cruceños, el presidente Evo Morales Aima permite que en Yapacani y en San Julián sus adeptos cometan toda clase de desmanes avasallando predios en plena producción ¿Para que?.. Para que lo sostengan en el poder, aunque después se desate la lucha de razas.  

Santa Cruz, 11 de Noviembre de 2006.

 

 

Amable lector: autorizo y agradesco su difusión. C.T.G.L.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: