Posteado por: Carlos Tito | 22 febrero, 2007

LA LOGIA DE ORO IV


Después del bullado “Juicio de Responsabilidades de 1979 el silencio de los mal llamados cien mejores falangistas, influyó negativamente en el comportamiento de los dirigentes; éstos siguieron haciendo de las suyas al no tomar en cuenta los principios doctrinarios y particularmente los disciplinarios, extremo que aprovecharon varios dirigentes para comprometerse con el gobierno de facto de 1980, a cambio de cuotas de poder en la administración pública como ser: ADUANA, MIGRACIÓN, ALCALDÍA CRUCEÑA, etc. Los dirigentes, al comprobar que podían lograr beneficios personales gracias al escalafón de “Los Cien mejores Falangistas”, a sabiendas que la militancia no podía aspirar, peor llegar a los mandos superiores y así evitar estos excesos,  amparándose en las caducas estructuras de 1958, jamás permitirían elecciones democráticas, por lo tanto al no permitir cambios en las estructuras, Falange Socialista Boliviana seguirá estancada como las aguas turbias de los pantanos.

Para corroborar estas afirmaciones transcribo lo siguiente: “Finalmente pierden su significación partidaria al quedar atrapada la dirigencia en las redes del burocratismo estatal. O en forma más explicita, al poner en vigencia el gobierno militar de 1974, EL ESTATUTO DE GOBIERNO, los falangistas se incorporaron masivamente al proyecto de la seguridad nacional olvidando sus banderas corporativas”. [1]

Los malos dirigentes aferrados al anacrónico escalafón de los “Cien mejores falangistas” se olvidaron de la militancia la que al perder la fe en sus conductores; decepcionada continuó el éxodo en procura de mejores horizontes, profundizándose la crisis, sumada las pugnas estériles entre dirigentes, el futuro de la Falange Socialista Boliviana se hacia cada vez más oscuro.

Precedido de grandes meritos, David Añez Pedraza, se encargó de la conducción del partido, sin embargo la militancia fue defraudada por los desaciertos imperdonables cometidos durante su gestión.  Pese a conocer la existencia de la logia de oro y su nefasta influencia según sus propias afirmaciones de querer imponerle un anillo de PICHICATEROS, Añez Pedraza no pudo o no quiso correr riesgos al no someter a los militantes involucrados en el narcotráfico a una investigación para expulsar a los corruptos. Increíblemente cerró los ojos a la cruda realidad y optó por el camino más fácil ¡CONVIVIR CON ELLOS!

También se rodeó de gente que solo buscaba sus beneficios personales y como si fuera poco, su desacertada actuación en el Parlamento al desviarse ideológicamente del socialismo cristiano, al dar un giro de 180 grados hacia la extrema izquierda; demostró su doble moral.

Rommel Pantoja, Subjefe Nacional más el Consejo Político integrado por Juan Carlos Santiestevan, Hernán Olachea, Ronald Gálvez (Gato), Líder Paz (Cabo), “El Comandante” Eduardo Canudas (Pocholo) y otros, tomaron las armas y comportándose como bárbaros allanaron la casa de José Salvador Canudas Araujo (Choco), quien tenia como “Inquilino” a David Añez Pedraza, obligándolo a renunciar a la Jefatura Nacional, por la fuerza de las armas que portaban, para luego decretar su expulsión. Consumado este atropello al más puro estilo gansteril, Rommel Pantoja se proclamó Jefe Nacional interino.


[1] / Datos extraídos del libro LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN BOLIVIA” de Isaac Sandoval Rodríguez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: