Posteado por: Carlos Tito | 29 marzo, 2007

¡IGUAL O PEOR QUE ANTES!


Por Carlos Tito Gallardo Lavadenz
CI. 2819542 SC.
 
La violación a los Derechos Humanos, los delitos económicos, el nepotismo, el tráfico de influencias, la corrupción y el desconocimiento a la Constitución Política del Estado, fueron los pilares básicos del gobierno movi-comunista (1952 – 1964). Infelizmente los administradores de justicia y los gobernantes de turno, a los maleantes y asesinos del Movimiento Nacionalista Revolucionario, no los jusgaron por transgredir las Leyes, contrariamente pasaron por alto sus fechorías, otorgándoles pasaportes de impunidad para desgracia de la Patria. A partir de Noviembre de 1964 los bolivianos fuimos gobernados por dictadores y politiqueros de derecha e izquierda los que sin rubor alguno siguieron las huellas de los perversos movi-comunistas. .
 
Por su importancia es necesario hacer una aclaración, antes y después de la vergonzosa huida de Gonzalo Sánchez de Lozada, los anarquistas de izquierda y los cocaleros del Chapare mandaban y hacían lo que querían en  el país, lo paralizaban con sus constantes bloqueos arrinconando contra la pared, a las autoridades hasta conseguir sus demandas irracionales, también movilizaron a miles de indígenas para defenestrar, al presidente Carlos Diego Mesa Guisbert y mediante el amedrentamiento y el chantaje presionaron al camba Ormando Vaca Diez y al chapaco Mario Cossió, para que  renuncien a la sucesión constitucional, para que el presidente de la Corte Suprema de Justicia asuma la primer magistratura de la Nación, caso contrario desatarían el caos y la violencia, por así convenir a sus aviesos intereses.
 
 En Diciembre de 2005 los bolivianos sin distinción de razas, clases sociales o creencias  ideológicas, eligieron a Evo Morales Aima presidente de Bolivia, castigando a los políticos tradicionales desgastados por la corrupción, así agonizaba más de medio siglo de vergüenza y entreguismo, vislumbrándose  en lontananza la aurora de un nuevo amanecer de renovación y trabajo. Todo hacia suponer que el presidente Evo Morales Aima, cumpliría sus promesas haciendo cambios profundos en las reparticiones gubernamentales para erradicar el nepotismo, el tráfico de influencias, la corrupción y el narco-tráfico, causas principales del atraso y la pobreza del pueblo boliviano. Contrariamente el presidente Morales por enfrascarse en buscar el poder absoluto, confrontó a los bolivianos avivando el fuego del odio y el regionalismo entre los pueblos de oriente y occidente.
 
Por olvidar sus promesas de estructurar las reparticiones estatales, con profesionales capaces y de reconocida solvencia moral para erradicar la corrupción y el narco-tráfico, actualmente todo sigue ¡IGUAL O PEOR QUE ANTES! En otras palabras, ¡el remedio resulto ser, peor que la enfermedad! y por ignorar lo establecido en la Constitución Política del Estado y las Leyes vigentes gobernando mediante  decretos, hoy el primer mandatario se encuentra en el ojo de la tormenta, por los escándalos de corrupción cometidos por sus colaboradores, con la agravante de comprometer seriamente la gestión gubernamental, ¡que es de exclusiva responsabilidad del presidente Morales! Es cierto y no se puede poner en duda que los corruptos no facturan y es por ello que bravuconean exigiendo pruebas ¡que cinismo!
 
Para neutralizar las denuncias de corrupción y no verse envuelto en los escándalos protagonizados  por los dirigentes del  Movimiento al Socialismo, en los casos concretos de los avales, el desbarajuste en el SENASAC, los tractores, los pasaportes y los petro-contratos, la única alternativa que tiene el presidente Morales es ¡licenciarlos y someter a todos los implicados a la justicia comunitaria!, para escarmentar a los inmundos masi-comunistas, que se jactan de ser “honestos” y si el presidente no quiere ser tildado de cómplice y encubridor de los corruptos, esta obligado a cumplir sus promesas de erradicar la corrupción y el narco-tráfico, ¡caiga quien caiga!
   
Es más, si es verdad que el presidente Morales fue un soldado disciplinado y honesto, que  juró defender su bandera y los símbolos patrios. ¡Por su alta investidura de Presidente y Capitán General de las Fuerzas Armadas de Bolivia!, está obligado a condenar la proposición de los cocaleros del Chapare, corroborado por el Senador Peredo, de sustituir del Escudo Nacional las hojas de olivo y laurel que simbolizan ¡el triunfo y la paz! Con la hoja de coca  estigmatizada en el mundo, por ser materia prima en la elaboración de la cocaína e increíblemente es un despropósito monumental, lo que plantean los masi-comunistas por ignorar que los Incas, utilizaban las hojas de coca solamente en rituales sagrados para idolatrar a sus dioses y durante la Colonia, los españoles proveían a los  esclavos indígenas quechua-aimaras, hojas de coca para embrutecerlos para que trabajen en las minas como bestias.
 
 ¿Será sagrada la hoja de coca?  Lo único cierto es que la coca es sinónimo de cocaína y muerte. 
 
                                                                                                Santa Cruz 27 de marzo de 2007.
 
Amable lector agradezco y autorizo su publicación.   
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: