Posteado por: Carlos Tito | 24 mayo, 2007

LA LOGIA DE ORO XVIII


En dicha concentración llevada a cabo en Cochabamba se eligió como Jefe Nacional al Dr. Otto Andrés Ritter Méndez, un joven abogado cruceño que fue dirigente Universitario, Presidente de la Unión Juvenil Cruceñista y que es poseedor de  una excelente formación política y moral.
 
Una vez elegido el Jefe Nacional, se tuvo que esperar al invitado de honor General Hugo Bánzer Suárez, este voló expresamente desde Santa Cruz, para realzar el acto de posesión, ante el beneplácito de sus admiradores y el escepticismo de los verdaderos falangistas.
 
Una vez cumplidos los requisitos de rigor el flamante Jefe Nacional de Falange Socialista Boliviana Dr. Otto Andrés Ritter Méndez, asumió con la firme convicción de cumplir y hacer cumplir los principios doctrinarios que nos legó el Jefe Fundador y mártir don Oscar Unzaga de la Vega. Es por ello que en presencia del presidente de los bolivianos, altas autoridades, la dirigencia y la militancia falangista, al agradecer y clausurar el acto, con voz segura en un discurso electrizante por su contenido, propuso en su parte más sobresaliente, que había que pasar de la protesta a la propuesta; con valentía expuso al gobierno un cambio profundo en las estructuras del Estado, carcomidas por la corrupción, y la impunidad, advirtiéndole que sino tomaba medidas drásticas para el cambio nos llevaría inexorablemente de la pobreza a la extrema miseria (Palabras proféticas de Otto Ritter).
 
Así, el joven líder demostró su capacidad y vocación de servicio en favor de los bolivianos olvidados por los gobernantes de turno. (Compromiso que cumple a cabalidad en favor de los humildes habitantes del municipio cruceño, ya que como concejal del pueblo sirve a todos sin distinción de colores políticos).
 
Lo planteado por Ritter no fue del agrado del Presidente, tampoco de sus acompañantes, peor del de los políticos tradicionales y ni que decir de los logieros. Había nacido un nuevo líder capaz de proponer cambios a nivel nacional y en particular al interior de Falange Socialista Boliviana.
 
Como primer acto el nuevo Jefe Nacional de F.S.B., Dr. Otto Ritter, decreta la transformación de la Concentración Especial y Extraordinaria en Concentración Ordinaria a efectos de aprobar un nuevo Decreto Fundamental, Decreto que es aprobado y que contemplaba la plena democratización de FSB, de esa manera se acabaría con el famoso escalafón de los “100 mejores falangistas”.
 
Fue la noche de las sorpresas, los admiradores del General no salían de su estupor, en cambio los verdaderos falangistas sentían correr por sus venas la sangre revitalizadora que tanto se necesitaba para que los camaradas despierten de su letargo. Fue el comienzo de una nueva etapa en la historia de la Falange Socialista Boliviana, después de más de dos décadas de sometimiento a Bánzer por el servilismo de los que se dicen ser “Los cien mejores falangistas”, viejos, cansados y sin fe, el joven líder le dio un giro de 180° para devolver la fe y la identidad ideológica a la militancia al recuperar el pensamiento Unzaguiano.
 
A partir de ese momento empezaron las maniobras para impedir que el nuevo Jefe pueda ejercer su mandato a plenitud, es así que Rommel Pantoja reunido con sus cofrades decide que lo primero y más importante era evitar que la Corte Nacional Electoral apruebe la nueva Carta Fundamental de FSB, ya que de ser aprobada se acabaría para siempre el poder del clan de los “100 mejores falangistas”. Es así que valiéndose del antiguo Tribunal de Honor y con la anuencia y complicidad de su gran Jefe Gral. Hugo Bánzer Suárez, logran que la Corte Nacional Electoral declare NULA la concentración de Cochabamba y obligan a FSB a realizar una nueva Concentración “Con los mismos 100 mejores falangistas que en su momento eligieron a Juan Abuawad Chahuan”.
 
Nuevamente don Luís Mayser Ardaya tuvo que asumir la Jefatura interina y convocar a una nueva Concentración Especial y Extraordinaria cuyos únicos puntos eran la elección del nuevo Jefe Nacional del Partido y la conformación del Tribunal de Honor; esta Concentración se llevó a cabo en Sucre y volvió a ser elegido como Jefe Nacional el Dr. Otto Andrés Ritter Méndez.
 
En Sucre se cumplieron todos los objetivos de Rommel Pantoja, de una parte se nombró  un Tribunal de Honor que le respondía a él y al clan de los “100 mejores falangistas”,  además, y esto es lo más importante, seguía vigente e intacto el antiguo Decreto Fundamental de 1.958.
 
Todo lo sucedido posteriormente es de conocimiento público, por lo que solo se harán referencias de cosas digitadas entre bambalinas e ignoradas por la mayoría de la militancia.
 
Los logieros al darse cuenta de su equivocación en la elección de Otto Ritter Méndez, se pusieron en guardia ¡El Tiro les salió por la culata! por lo que decidieron imponerle el anillo de control. Para ello contaban con lo mejor de sus cofrades experimentados por más de 20 años en el arte de presionar hasta que renuncien los Jefe Nacionales, como lo hicieron con David Añez Pedraza, José Mario Serrate Paz y Juan Abuawad Chahuan y con mayor razón se ensañarían con Otto Ritter; pero hay algo que no se puede pasar por alto y es: que muchos falangistas sospechan y creen que Rommel Pantoja pertenecía a la organización Tupac Amaru, al punto de ser, en su juventud, el cuarto hombre en la línea de mando.  La pregunta es: ¿Por qué le permitieron que se incruste en FSB, camuflándose y se dedique a destruirla? Adivinen Adivinadores…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: