Posteado por: Carlos Tito | 5 julio, 2007

Manifiesto de Falange. Nuestro deber en la hora del infortunio.


Frente a la avanzada comunista que intenta desintegrar nuestra Sociedad y nuestra Patria, y ante el miedo que ésta ha generado en nuestro pueblo, Falange plantea los siguientes puntos como urgentes en la vida nacional:

1. Concebimos a BOLIVIA como a UNA SOLA NACIÓN, un cúmulo de pueblos y seres distintos que tienen la misión de permanecer unidos por un sentimiento: la conciencia de su personalidad histórica, para cumplir un destino superior y eterno en el devenir del tiempo.

Bolivia no es ni el resultado de una “violación” ni puede llegar a poseer un Estado Plurinacional que por naturaleza atenta contra su integridad territorial, como plantean los comunistas del MAS.

Bolivia no puede seguir negándose a si misma, debe existir una voluntad de existir y un entusiasmo de vivir como nación. El antiboliviano, el comunista y su horda, consideran el amor a Bolivia como vano, y es que ellos jamás han entendido las razones del por qué Bolivia se ha ganado un imperio dentro nuestros corazones, porque el corazón tiene sus razones que la razón no entiende.

2. Exigimos respeto a la voluntad del pueblo expresada en el Referéndum por las Autonomías Departamentales. No aceptaremos otro tipo de autonomías que tienen por finalidad la segregación de los pueblos indígenas de la Patria Boliviana. Asimismo exigimos que toda propuesta que incite a la secesión o disgregación sea radicalmente anulada y que sus actores sean severamente enjuiciados por sedición y traición a la Patria.

Igualmente exigimos que cualquier otro conflicto de interés nacional –que no puede resolverse tomando el interés regional- como el de la Capitalía, se defina a través de un Referéndum democrático, donde participen y expresen su parecer todos los bolivianos sin excepciones.

En este sentido, nos oponemos a toda intención de este Gobierno que persigue consolidar el Poder Aymara manteniendo todo bajo su dominio, porque nunca será admisible que un determinado grupo o comunidad sea el que defina el destino de toda la nación.

3. Exigimos seguridad jurídica para la Propiedad Privada lícitamente obtenida y benéficamente utilizada. No aceptamos la Propiedad “Comunitaria” o Social que anula las aptitudes y aspiraciones de la persona, quitando al individuo la posibilidad de producir libremente y de disponer soberanamente del fruto de su esfuerzo.

El hombre es libre cuando recobra su unidad entera: como portador de un alma y como titular de un patrimonio.

4. Postulamos una nueva lucha interna por nuestra Independencia Nacional. Rechazamos toda penetración extranjera y la violación a nuestra soberanía patrocinada por este Gobierno Comunista. Por ello exigimos la expulsión fulminante de todos los mercenarios cubanos y venezolanos amparados en nuestro territorio que constituyen verdaderas fuerzas de ocupación.

Del mismo modo exigimos la expulsión inmediata de toda ONG filocomunista que se encuentre fomentando, financiando y dirigiendo esta Revolución Masista en sus diferentes niveles. ¡Bolivia no es un laboratorio para que los europeos ateos y degenerados realicen sus experimentos materialistas!

5. Exigimos respeto a los valores tradicionales de la Familia que intentan ser desvirtuados por los neomarxistas en la nueva Constitución. No aceptaremos por ningún motivo que se destruya el núcleo de nuestra sociedad con tesis que propugnan el aborto y la adopción de niños por parte de “matrimonios” homosexuales.

La Familia no es un “invento” de una determinada época o cultura que habría que “deconstruir” como sostienen los comunistas, es una estructura natural de carácter espiritual y biológico, formada por un hombre y una mujer que se unen para vivir, procrear y criar a sus hijos, y por lo tanto, es anterior y preeminente a cualquier ordenamiento jurídico que trate de destruirla.

6. Exigimos que se respete el derecho a la libertad de expresión por constituir éste un derecho inherente al ser humano.

No permitiremos bajo ningún pretexto que este Gobierno emule a su homólogo venezolano al censurar los medios de comunicación que cumplen una función fiscalizadora y orientadora de la opinión pública, o de cualquier otra forma de emisión del pensamiento que tiende al mejoramiento cultural de nuestra nación.

La libertad de expresión nunca ha consistido en estar de acuerdo con la opinión del Gobierno de turno, todo lo contrario, la libertad de opinión es una conquista lograda por todos aquellos que en el pasado alzaron su voz de protesta contra las mentiras que la “verdad oficial” intenta imponer.

7. Exigimos la libertad de culto y la libertad de recibir la educación que los padres decidan proporcionar a sus hijos en la edad de formación. Rechazamos el ateísmo marxista que intenta destruir la tradición Católica a través de la creación de “sectas animistas y nuevas expresiones seudoreligiosas” que tratan de imponer a nuestro pueblo con leyendas negras. De la misma forma nos oponemos al igualitarismo y discriminación cultural que se impulsa desde el actual Gobierno.

Todos tenemos derecho a educarnos bajo los valores, costumbres y tradiciones de la cultura a la que pertenecemos, sea esta occidental o indígena, sin que este hecho suponga la inferioridad o superioridad de una respecto de la otra, sino simplemente diferencia.

8. Exigimos al Gobierno que respete la integridad e independencia de nuestras Fuerzas Armadas y del Cuerpo Nacional de Policía, librándolos de toda militancia política e intervención extranjera, a nombre de Bolivia.

Nuestra seguridad nacional no puede seguir postrándose ante el enemigo invasor a cambio de una limosna o “bono de lealtad”, debe alistar todas sus fuerzas al servicio desinteresado de la nación, siendo su deber inmediato el impedir que nuestro país se transforme de colonia norteamericana a colonia venezolana.

9. Exigimos a la derecha de mercaderes, mal llamada "oposición", que rompa su silencio cobarde y denuncie ante organismos internacionales competentes las violaciones a los derechos humanos que se encuentra cometiendo el MAS.

Si los liberales no tienen la suficiente fuerza, convicción ideológica o formación doctrinaria para hacer valer nuestros derechos, que echen mano de su fortuna acumulada en más de 20 años de seudodemocracia y revelen ante el mundo los atropellos a los que estamos siendo sometidos los bolivianos, porque de no hacerlo se convertirán en cómplices de la barbarie.

10. Falange combatirá sin tregua por la integridad territorial de la Patria Boliviana, por la tranquilidad e integridad de nuestros hogares y su patrimonio, y por nuestras costumbres y tradiciones religiosas.

Acabada la vía de la comunicación, no habrá más remedio que la práctica de los puños.

“Si queremos ser nación, lo primero es que vayamos aprendiendo a pensar –y expresarnos- en conformidad al genio nacional… al “espíritu territorial”. Porque eso es lo propio nuestro, y aunque por de pronto ese espíritu sea todo lo mestizo e indígena que se quiera, no importa. Pues más vale relinchar por cuenta propia que vestirse con las plumas del grajo.”

Carlos Medinaceli

¡ATREVÁMONOS A SER BOLIVIANOS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: