Posteado por: Carlos Tito | 14 septiembre, 2007

JUICIO DE RESONSABILIDADADES A PAZ ESTENSSORO-1956 (Segunda Parte)


DESTRUCCIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS DE LA NACIÓN

El ejército Nacional que de acuerdo al Art.172 de la Constitución Política “Está encargado fundamentalmente de la conservación del orden interno y de la seguridad externa del país”, ha sido desvirtuado en sus funciones especificas, ultrajado moral y materialmente. En esta forma su potencial humano más valioso, como ser Jefes y Oficiales de carrera y Cadetes, han sido retirados sin figura de juicio ni proceso alguno, privándoles incluso de todos sus derechos y beneficios a que eran acreedores, por sus largos servicios prestados a la Nación. Como resultado de esta labor hoy día, las escasas Fuerzas Armadas de la Nación ofrecen el triste espectáculo de fracciones coloniales mal avitualladas y sin dotación de materiales bélicos modernos, ya que las armas del Ejército han sido distribuidas entre las milicias del MNR.

Prácticamente el Ejército como institución tutelar de la seguridad interna y externa del país ha desaparecido, para ser reemplazado por milicias armadas de campesinos y obreros que engañados por el partido de Gobierno cometen delito de sedición permanente, bajo la inmediata dirección y responsabilidad del Presidente de la República, conculcando el mandato expreso del art. 4 de la Constitución Política que estatuye: “E1 pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de su representante y de las autoridades creadas por Ley. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuye los derechos del pueblo, comete delito de sedición”

ATENTADO CONTRA LA AUTONOMIA UNIVERSITARIA

Las universidades cuya autonomía está reconocida por el art. 162 de la Constitución Política, han sufrido el atropello más torpe e insólito que registra la historia universitaria y la cultura nacional. Aún permanece fresco en la conciencia del país el recuerdo de los atropellos materiales y morales que han sufrido las principales Casas de Estudios Superiores, con allanamientos y ocupación armada de sus locales, destitución ilegal de autoridades e intervención del Poder Ejecutivo. Estos actos vandálicos contra la cultura superior, han herido profundamente el sentimiento de toda la Nación, al extremo de que en un esfuerzo supremo la clase estudiantil ha logrado reponer en parte los fueros de la Universidad, sin que hasta la fecha se haya encontrado una solución definitiva, que asegure la estabilidad y progreso de las Universidades, siendo una prueba de ellos los actuales movimientos universitarios y estudiantiles que han recurrido a la huelga como único recurso en procura de sus justas demandas.

CANCELACIÓN DEL REGIMEN COMUNAL

Las municipalidades que desde los tiempos históricos desempeñan en nuestro país importantes labores de carácter local, en una esfera amplia remontándose hasta los Cabildos abiertos de la época de la Colonia, influyendo la Gesta libertaria, bajo el régimen de Paz Estenssoro, han perdido su carácter de instituciones democráticas encargadas de velar por c1 progreso urbano, para convertirse en meras dependencias del Ministerio de Gobierno, llenando sus cuadros de funcionarios con elementos armados del régimen imperante y transformándose de esta manera en un organismo más de la gran maquinaria represiva del Ejecutivo.

El gobierno pasado ha violado el Art. 151 de la Constitución Política al no convocar a elecciones para la formación de los organismos comunales, por razones políticas de sus conveniencias y permitiendo en esta forma que los fondos de los tesoros municipales, sean manejados discrecionalmente, sin sujeción a norma legal establecida. Por otra parte, se crearon una cantidad de gravámenes e impuestos que pesan sobre la economía popular, reagravando en esta forma la penuria económica en que se debate el pueblo boliviano.

ANULACIÓN DE LA LIBRE EXPRESIÓN DEL PENSAMIENTO

De acuerdo a su configuración general del régimen Paz Estenssoro a coartado la libre expresión del pensamiento, clausurando los medios de difusión escrita, como en el caso de los diarios la "Razón” en la ciudad de La Paz, “Los Tiempos” en Cochabamba y "La Patria" en la ciudad de Oruro, fuera de otros periódicos en el interior del país, como el caso del órgano oficial de Falange Socialista Boliviana “Antorcha”. Iguales atropellos sufrieron varias emisoras de la República, como radio “Cochabamba” y radio “Mercurio”. Esta labor restrictiva de la libre expresión del pensamiento solo se explica por el temor del gobierno a la función fiscalizadora de la opinión pública que cumple la prensa y la radio.

Los medios de que se ha valido el gobierno para llevar a cabo esta labor que vulnera el más elemental concepto de las garantías constitucionales, comprenden desde los recursos vedados, como el racionamiento de papel y otros materiales de imprenta hasta la negativa oficial de prestar protección necesaria a la propiedad privada de las empresas periodísticas. Así se ha conseguido silenciar la voz de la oposición, negando los derechos que una democracia real otorga al libre juego de las fuerzas políticas, al extremo inaudito de incautarse de máquinas de escribir y multicopiadoras bajo la acción directa del Departamento de Coordinación Política, privando en esta forma hasta de los instrumentos de trabajo personal.

Los hechos relatados demuestran que el régimen Paz Estenssoro ha violado el inciso c) del Art. 6 de la Carta Fundamental.

DESCONOCIMIENTO DE LA LIBERTAD DE CONCIENCIA Y ATAQUES A LA RELIGIÓN CATOLICA

Contrariando lo dispuesto por el Art. 3 de la Constitución Política, que estatuye que “el Estado reconoce y sostiene, la religión Católica, Apostólica y Romana”, el gobierno pasado permitió que las facciones comunistas, consecuentemente con sus postulados doctrinales, solivianten a los campesinos, para que éstos, renegando de sus propias convicciones cristianas, profanen los lugares y ornamentos sagrados, como ocurrió en diversas poblaciones del Departamento de Cochabamba y en la ciudad de La Paz, con motivo de la mutilación de una imagen sagrada.

En igual forma, con saña e insistencia o bajo pretextos de control político, fueron allanadas varias instituciones religiosas apresados los sacerdotes y aún maltratados de hecho, como en los casos de los Padres Luís Sagrado y Buenaventura Vargas, siendo otros confinados a lugares malsanos de la República.

Varias instituciones religiosas de beneficencia, que se mantenían pobremente de las rentas de sus pequeños fondos, han sido privadas aún de los artículos de subsistencia, sumiéndolas de esta manera en la miseria e imposibilitándolas de continuar con su noble función de caridad cristiana.

Esta es una prueba inobjetable de la tendencia comunista y del régimen Paz Estenssoro, que ha violado el fuero interno y las convicciones religiosas del pueblo boliviano, privando inclusive a los presos políticos en los campos de concentración y en la cárcel del auxilio de la fe y el alimento espiritual de nuestra Santa Religión.

CONCULCASION PERMANENTE DE LAS DISPOSICIONES CONSTITUCIONALES

En forma permanente el gobierno del ciudadano Víctor Paz Estenssoro ha anulado el régimen de Derecho, imponiendo una tiranía de tipo comunista, contrariando el tenor del: Art. 38 de la Carta Política que dispone: “Ni el Congreso, asociación alguna, ni reunión popular, pueden conceder al poder Ejecutivo facultades extraordinarias, la suma del poder público, ni otorgarle supremacías por que la vida, el honor y los bienes de los bolivianos, no queden estar a merced del gobierno ni de persona alguna”.

Si se alegase que el gobierno pasado tuvo que hacer frente a conspiraciones internas, la misma Constitución, a la que Juró sujetar sus actos, el ex -Presidente Víctor Paz, ponía en sus manos los recursos legales para mantener la seguridad y el orden público, dictando el estado de sitio y tomando las medidas de seguridad que indican los Arts. 34 y 35 del mismo cuerpo de leyes.

Lejos de proceder en esa forma, prefirió apartarse del imperio de la Ley para convertirse en el primer verdugo de sus propios conciudadanos por el único delito “de ser opositores”.

El gobierno acusado, ha hecho huso indebido de la facultad conferida por el inciso a) del Art. 94 de la Carta Magna, que dice: “Ejecutar y hacer cumplir las leyes, expidiendo los decretos y órdenes convenientes, SIN DEFINIR PRIVATIVAMENTE DERECHOS, ALTERAR LOS DEFINIDOS POR LEY, ni contrariar sus disposiciones, guardando las restricciones consignadas en la Constitución”

Como es de conocimiento público y general, el régimen pasado, valiéndose de meros decretos ha atacado, alterado y destruido, sin restricciones, todo el sistema jurídico vigente, sin respetar el derecho de propiedad privada, ni las relaciones contractuales que norman la vida de los ciudadanos, en un ambiente de recíproca garantía, confianza y buena fe.

Como corolario de estos abusos y desmanes del poder, el ciudadano Paz Estenssoro también ha violado en forma permanente el Art. 182 de la Constitución Política que expresa: “Las autoridades y tribunales aplicaran esta Constitución con preferencia a cualquiera otras resoluciones”.

La prevaricación, como delito definido por el: Art. 334 del Código Penal, consiste en “todo acto de funcionario que procede contra las leyes, ya haciendo lo que ellas prohíben expresa y terminantemente o dejando de hacer los que ordenan del mismo modo”

El ex – Presidente Paz, durante su gestión ha alterado completamente el ordenamiento jurídico, conculcando y subalternizando los preceptos constitucionales y las leyes sustantivas por simples Decretos violatorios, incurriendo en esta forma, en el grave delito de prevaricación permanente. En este ambiente de anarquía jurídico y sin prever las consecuencias futuras, llego al extremo de violar el: Art. 85 de la Constitución Política, que estatuye que “El periodo del Presidente y Vice- Presidente de la República es de cuatro años improrrogables. Ninguno de ellos podrá ser reelegido ni el Vice- Presidente ser elegido Presidente de la República, sino pasados cuatro años desde la terminación de su mandato”. El Gobierno pasado al dictar un Estatuto Electoral inconstitucional, ha viciado de nulidad la elección de su sucesor, el actual Presidente: Dr. Hernán Siles Zuazo, caracterizando la nueva gestión como una simple Prórroga del anterior período con promoción de cargo.

VIOLACIÓN DE GARANTIAS INDIVIDUALES

La evolución cultural de la humanidad, con la experiencia del pasado, ha visto la necesidad imperiosa de trazarse nuevas normas de convivencias internacional, que rebasando el concepto restrictivo y absolutista de las soberanías nacionales, sitúen al Hombre de un plano superior como sujeto y fin en la escala de los valores sociales, garantizándole, universalmente el reconocimiento de su dignidad humana y de los derechos fundamentales a que es acreedor.

Esta noble y permanente aspiración de las sociedades humanas se cristalizo en la solemne Declaración Universal de los Derechos Humanos de la cual es signataria la República de Bolivia.

Este documento trascendental compromete la fe y el honor nacional para su fiel cumplimiento, obligatoriedad que está expresamente prevista por el .Art. 30 que dice: “Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”.

Entre las numerosas disposiciones que consagran los derechos del Hombre se tienen las siguientes: “A la libertad y a la seguridad de su persona” Art.5. Art. 3 “Todo individuo tiene derecho a la vida, nadie será sometido a TORTURAS ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. Art.12 “Nadie será objeto de ingerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la Ley, contra tales ingerencias o ataques”. Art. 17. “Toda persona tiene derecho a la propiedad individual y colectiva. Nadie será privado ARBITRARIAMENTE DE SU PROPIEDAD” Art.18 “Toda persona tiene derecho a la libertad de Pensamiento, de conciencia y de religión…” Art. 19. “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones…” Art. 20: “Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y el de asociación pacífica, nadie será obligado a pertenecer a una asociación” Art. 38: “Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamadas en esta Declaración se hagan plenamente efectivas”

El gobierno de Paz Estenssoro encontrándose bajo la jurisdicción internacional de las Naciones Unidas, para la fiel observancia de los derechos de! hombre, en virtud de la unidad jurídica de las Instituciones o de la última actualización de que ha sido objeto, ha ultrajado estos sagrados principios de convivencia de la Conferencia de Presidentes con sede en Panamá, con plenitud jurídica, haciendo escarnio y mofa de los más nobles y puros ideales Humanos presentando a Bolivia como una nación que vive al margen de la civilización y la cultura.

Falange Socialista Boliviana, acusa por la voz de sus Diputados los actos criminosos y bárbaros del régimen Paz Estenssoro, perpetrados en el periodo gubernamental de 1952 a 1956, ante la conciencia vigilante de América y el Mundo civilizado, para que ella dé su veredicto condenatorio contra el hombre que sumió a Bolivia en una época de terror sin precedentes.

La turbulenta historia política de Bolivia en sus épocas de mayor violencia y pasión, solo llegó a privar de libertad a contados ciudadanos que sufrieron el ostracismo, pero, mereciendo las consideraciones debidas a su dignidad. A diferencia de este trato, el régimen pasado ha impuesto una época de terror colectivo, convirtiendo el territorio nacional en una sombría prisión. Donde miles y miles de ciudadanos opositores han soportado crueles padecimientos y torturas, por el único delito de defender a la Patria del peligro comunista. Estos métodos de represión inhumana rebasaron las fronteras nacionales con la complicidad de algunos funcionarios subalternos, que a cambio de condecoraciones inmerecidas y sobornos pecuniarios hicieron imposible la vida de los exiliados en las repúblicas vecinas.

El inciso a) del Art. 6 de la Constitución permite a toda persona ingresar, permanecer, salir del territorio nacional.

La oficina de inmigración, puesta al servicio de los intereses político del partido de gobierno ha puesto toda clase de cortapisas a aquellas personas que deseaban emigrar del país, sólo por el hecho de discrepar con el régimen, temiendo sin duda que denunciasen en el exterior cuanto ha ocurrido en Bolivia durante cuatro años de opresión; es el mismo procedimiento observado en la Rusia Comunista y los países satélites.

La oposición fue privada de todos los derechos democráticos para la expresión de sus ideas y el desenvolvimiento de sus labores políticas, al extremo no de que sus manifiestos ocasionaban la persecución y el encarcelamiento de centenares de ciudadanos sin proceso de ninguna naturaleza. Entonces, abolido todo Régimen de Derecho, la ciudadanía no contaba más que con el supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión, facultad reconocida por la Declaración Universal de los Derechos del Hombre.

Para llevar a la práctica sus monstruosos designios de aniquilar a la oposición, política y materialmente, se montó una maquinaria represiva desde el Ministerio de Gobierno, tomando como modelo las policías secretas de los países comunistas y con el asesoramiento de infames mercenarios. Se llegó a los extremos inauditos de convertir en un mérito la delación, el espionaje y la traición, con el señuelo de los cargos, los ascensos y la profusa distribución de los fondos del erario público a todos los esbirros que se prestaron a desempeñar estos bajos papeles. Se arrancaron de los talleres o de las fábricas a elementos jóvenes, con perjuicio de la producción económica, para lanzarlos al camino de la perdición convirtiéndolos en instrumentos inconscientes de la política persecutoria. Fueron estos jóvenes antes honrados trabajadores, los que deponiendo todo principio moral se transformaron en sádicos torturadores de sus propios conciudadanos, constituyendo hoy una afrenta y una lacra social y cuya readaptación a la vida normal crea un problema de difícil solución.

Los sistemas de persecución, allanamiento de domicilios sin orden judicial previa, la violación de la correspondencia y papeles privados, el asalto, el robo y saqueo a la propiedad privada, el régimen carcelario con sus sistemas, de aislamiento celular unas veces y otras de hacinamiento humano, los trabajos forzados, el régimen alimenticio e higiénico sub-humano, las torturas, flagelaciones, intimidaciones mediante amenazas de fusilamientos y linchamientos, las intrigas para dividir a los presos, el apresamiento de mujeres y niños, los rehenes y finalmente los asesinatos de los presos políticos, constituyen el baldón de oprobio y condenación eterno de todo cristiano al nefasto régimen de Víctor Paz Estenssoro.

La macabra tragedia ha sumido a Bolivia en una noche de sufrimiento, llanto y miseria durante cuatro años, teniendo como escenarios los famosos y tristemente célebres Campos de Concentración de Curahuara de Carangas, Corocoro, Catavi, Uncía y todas las cárceles de la República.

La vida del ciudadano opositor en Bolivia no podría ser descrita, para dar una idea cabal de sus sufrimientos y vía crucís, sin entrar a puntualizar algunos hechos cual lo hacemos a continuación.

El 15 de Agosto de 1952, la Falange Socialista Boliviana, analiza el panorama Político y define su situación opositora, mediante un manifiesto dirigido al pueblo de Bolivia, por su jefe Don Oscar Unzaga de la Vega e inmediatamente el gobierno responde con el apresamiento colectivo de varios, centenares de falangistas y militantes de otros partidos de oposición, allanando los hogares en forma brutal, con fuerzas de milicias armadas, asaltando, robando y saqueando la propiedad privada. Una vez conducidos a las oficinas de Coordinación y Control Político eran sometidos a un sui géneris interrogatorio que consistía en torturas refinadísimas que sobrepasan por su crueldad y sadismo la imaginación humana, equiparables en algunos casos, solo a aquellas que registran las leyendas de los pueblos orientales. En efecto, los verdugos emplearon armas de fuego, laques que servían para golpear e introducir al recto, armas cortantes y objetos similares de mortificación en los oídos y las uñas, cigarrillos para quemar el cuerpo, _ máscaras vomitivas, pinzas depiladoras, aplicación de corriente eléctrica hasta en los órganos viriles; se redactaban las confesiones y se obtenía la firma del acusado.

Después de interminables días y noches de calabozo, en ayuno, sin abrigo ni cama, llegaba la fecha de ser conducido a mejor destino: la cárcel o los campos de concentración, según haya dispuesto el fatídico Juego de dados en la mesa de los déspotas.

El régimen carcelario estaba de antemano preparado hasta en sus últimos detalles, recibían a los presos sin ceremonia, abriendo sus puertas para tragarlos en inmundas y oscuras celdas y cerrarse pausadamente, aislando a sus “huéspedes” por interminables años. Se completaba la obra con la incomunicación y el silencio permanente, para lo cual se clausuraban las ventanillas de luz y aire de las celdas. Todo estaba reglamentado, hasta el tiempo para las necesidades corporales. Pero la vida se hacia muy monótona, sin lectura ni otra distracción espiritual, los sicarios se encargaban de llenar ese vacío con periódicas represiones violentas de castigos corporales, que salpicaban de sangre los muros de la prisión, pretextando mal comportamiento o supuestos planes de fuga, como ocurrió las noches del 14 de Enero y 5 de .Junio de 1954, en el Panóptico Nacional.

También llegaba la hora, amarga por cierto, de salir a los campos de concentración, trasladarlos como bestias en vagones metálicos herméticamente cerrados, sin alimento alguno, permaneciendo en ellos hasta cinco días, como en el caso del traslado de presos de los campos de Uncía y Catavi, al de Curahuara de Carangas el 3 de junio de 1954. Una vez en destino los detenidos recibían la “bienvenida” con carreras de resistencia y profusión de golpes, que llegaron a causar la muerte, como en el caso del falangista Félix Mena el año de 1955 en el campo de concentración de Corocoro.

El régimen de los campos de concentración, difería de las cárceles. Allí se concentraba a los presos en una Promiscuidad y hacinamiento indescriptibles, ambiente propicio para las infecciones, enfermedades y la mortificación permanente de los parásitos, alimentación de hambre que aniquilaba los organismos, dando origen a la avitaminosis general y a enfermedades orgánicas que lesionaron y dejaron tullidos de por vida a jóvenes que habían entrado pletóricos de salud; trabajos forzados como la reconstrucción del Stadium de Corocoro, la habilitación del camino carretero de Patacamaya, embaldosamiento de la plaza de Curahuara de Carangas y el aprovisionamiento permanente de combustibles en un radio de 5 a 8 kilómetros de los lugares de prisión, todo ello bajo estricta vigilancia y el látigo de los verdugos.

Esto no era suficiente, la disciplina ordinaria no satisfacía ni cumplía sus objetivos, era necesario el flagelamiento en cuerpo desnudo, como el caso de dos acusantes, la permanencia en calabozos inundados de agua y los trotes diarios de dos horas con los enfermos en primera línea hasta la inanición de un 70 por ciento, que cubrían el suelo con sus cuerpos para ser castigados brutalmente en ese estado; las curaciones de fuerza para los enfermos que como prescripción y tratamiento de sus dolencias eran obligados a realizar marchas forzadas, activadas a plan de golpes como ocurrió en el caso de una epidemia de disentería el 20 de Febrero de 1955 en el campo de concentración de Curahuara, constituían la nota corriente de la rutina carcelaria, circunstancia que justifica el que un prestigioso diario brasileño calificara a Curahuara como “sucursal del infierno”.

Esta dantesca tragedia tuvo como epílogo necesario los numerosos y frecuentes intentos de suicidio con corte de venas y arterias, como muda protesta contra un régimen imposible y en el paroxismo de la desesperación, la demencia y el extravío mental de varios detenidos.

También, el régimen pasado, carga con la tremenda responsabilidad de la vida de muchos ciudadanos: Mena en Corocoro, Rioja en la Escuela de Policías, Céspedes Rivera y Montero en Curahuara…

Aparte especial merece el apresamiento, los ultrajes y los malos tratos y ofensas contra la dignidad de la mujer boliviana: Acaso la madre, la esposa, la hija, fueron ajenas a este régimen de vesania y oprobio? No… Honorables Representantes Nacionales, también ellas tuvieron que ofrecer su sacrificio a la saña persecutoria del régimen de Paz Estensoro. Decenas de mujeres, herederas de la noble estirpe de las heroínas de la independencia, fueron vejadas en sus puros y nobles sentimientos, pero esta vez no por fuerzas extranjeras Sino por sus propios connacionales, que cegados por la pasión política no se detuvieron ante ninguna valla moral, procediendo lisa y llanamente a las detenciones, interrogatorios y encarcelamientos por períodos que llegan hasta dos años, tiempo en el cual también sufrieron los malos tratos y violencias de los esbirros del gobierno.

Estos hechos constituyen una excepción en toda la Historia de Bolivia y aún en la América, porque nunca se ha dador el caso de que las mujeres sean perseguidas, ultrajadas y encarceladas por asuntos políticos.

La sistemática persecución del régimen pasado no ha hecho diferencias del prestigio y méritos personales, edad, sexo ni otra condición; Así se han visto casos de auténticos héroes que escribieron las paginas más brillantes en los campos de guerra internacional, como el del General Bernardino Bilbao Rioja, héroe máximo de Kilómetro siete, Vencedor de Cañada Strongest y Defensor de Villamontes, quién, como recompensa a sus eminentes servicios ha sufrido treinta meses de encarcelamiento, por el régimen que dice llamarse nacionalista; El Coronel Manuel Marzana, Héroe Máximo de Boquerón corrió la misma suerte… y así decenas de meritorios personajes entre los que se encontraban hombres públicos, profesionales, universitarios, Jefes, Oficiales y Cadetes del Ejército y Carabineros, dirigentes sindicales, campesinos y obreros. La edad no fue obstáculo, se tomaron presos a menores de edad y ancianos que sobrepasaban los 70 años, tampoco fue raro el caso de madres con niños lactantes.

Las arbitrariedades del régimen pasado, con referencia a la situación de los detenidos políticos, no guardó ninguna consideración al imperio de las leyes jurisdiccionales ni sustantivas. Sin temor a errar, podemos afirmar categóricamente que no hubo figura ni proceso alguno, reduciéndose todo a las famosas declaraciones de Coordinación, obtenidas en forma violenta y sin sujeción a las elementales normas jurídicas, lo cual estaba también de acuerdo con la incultura de sus personeros.

Con oportunidad de la detención de un numeroso grupo de ciudadanos se hizo la ficción de pasarlos a la jurisdicción del Tribunal Militar, organismo que no llegó a recibir la indagatoria ni al 10 por ciento de encausados en dos años y cuatro meses: demás esta decir que negaron el sagrado derecho de trámites de defensa, suprimiendo totalmente la publicidad de estos tramites, haciendo sufrir largas condenas de prisión, trabajos forzados y vejámenes contra la dignidad humana.

En esta forma miles y miles de detenidos políticos, fueron tratados peor que vulgares criminales, negándoseles el reconocimiento de las más elementales garantías jurídicas.

Como emergencia de los hechos denunciados, el Tribunal Militar y el Consejo Supremo de Guerra, son responsables de los abusos e injusticias cometidos contra la libertad de los bolivianos, al haber servido de instrumento para cohonestar la conducta despótica e ilegal del régimen Paz Estensoro, motivo por el qué, y en su debida oportunidad, se instaurará acción legal para que respondan de sus actos.

El conculcamiento sistemático y la violación permanente de las garantías constitucionales que protegen la libertad del ciudadano, llegaron al extremo de impedir por las amenazas y la fuerza, los beneficios del recurso de habeas corpus, consagrado por el Art. 8 de la Carta Fundamental, persiguiendo y encarcelando a los profesionales que intentaban hacer uso de este medio legal.

El relato verídico que antecede y que constituye la base del juicio de responsabilidad que los diputados acusantes de Falange Socialista Boliviana, interponen contra el ex.- presidente Víctor Paz Estensoro y sus inmediatos colaboradores, se apoya en la prueba máxima; el repudio de la conciencia Pública que ha sido estremecida en sus más profundas raíces morales, como mudo e impotente testigo de los desmanes, abusos y crímenes de dicho gobierno, contra quién la vindicta pública, no solo de Bolivia sino de la América clama la imposición del condigno castigo.

La configuración jurídica de los anteriores delitos comprende desde reo de atentado contra las garantías constitucionales hasta la de los delitos comunes contra la seguridad de las personas, encontrándose incursos en los: Arts. 5, 6, 7, 8, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 27, 29, 30, 34, 35, 36, 38, Primera parte del 133, 139, de la Constitución Política del Estado y 115 y 117 del Código Penal.

Continuará…

Anuncios

Responses

  1. nose

  2. bueno solo agradecerles por ayudarme a realizar mio tarea muak/

  3. mas informacion

  4. EL DANTE PINO DERECHISTA DE LA MAFIA DE REYES VILLAAsi es como los mafias unidos quieren derrotar a las nuevas opciones politicas que surgen en Boolivia para combatir la pobreza y la desesperanza.COCO


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: