Posteado por: Carlos Tito | 28 septiembre, 2007

JUICIO DE RESPONSAVILIDADES CONTRA EL MNR DE PAZ ESTENSSORO, SILES ZUAZO Y LECHIN, CASOS OVANDO, QUIROGA SANTA CRUZ, OSCAR BONIFAZ Y OTROS “ADN PLANTEA ESCLARECIMIENTO HISTORICO”


Hugo Bánzer Suárez

Víctor Paz Estenssoro

Hernán Siles Zuazo

Alfredo Ovando Candia

Marcelo Quiroga Santa Cruz

EL SIGUIENTE ES EL TEXTO DE LA INTERVENCION DE LA BANCADA DE ALIANZA DEMOCRATICA NACIONALISTA CUYO PLIEGO FUE LEIDO POR SECRETARIA EN EL H. CONGRESO NACIONAL. Y reproducida en “Ultima Hora”, La Paz, 5/IX/79, Págs., 8-9-10:

En varios intentos de iniciar enjuiciamiento a mandatarios y sus colaboradores de gestiones pasadas, la bancada de Alianza Democrática Nacionalista por las razones que ahora se van a exponer, y de acuerdo con el pedido de señalamiento de día y hora que formuló oportunamente, inicia esta intervención, que importa no solamente un juicio de responsabilidades, sino que procura el esclarecimiento a que tiene derecho el pueblo de Bolivia.

Coincidimos en la necesidad de enjuiciar un sistema y que los delitos cometidos contra las personas, la economía del país, las medidas adoptadas en materia de políticas Exterior, las violaciones a la Carta Fundamental y a las Leyes de la República, sean motivo de una responsable investigación para establecer la culpabilidad, mediante su correcto avalúo e interpretación de los hechos.

Ese fue el propósito en el año 1956, cuando se realizó una ficción democrática, restableciendo el régimen constitucional y consiguientemente la apertura del Congreso Nacional, fruto de elecciones a toda luces fraudulentas a favor de las candidaturas oficialistas y donde se instauro el llamado “VOTO NEGRO”, que aplicaba la computación del “Cero” a la oposición. La reducida brigada parlamentaria de Falange Socialista Boliviana, encabezada por el héroe máximo de la guerra del Chaco, Gral. Don Bernardino Bilbao Rioja, instauro juicio de responsabilidades contra Víctor Paz Estenssoro, sus Ministros y demás colaboradores, por los delitos incursos tanto en la Constitución Política del Estado como en el Código Penal. (Al efecto acompañamos el folleto que contiene dicha demanda).

La aplastante mayoría oficialista, así como la aleccionada muchedumbre instrumentada, para intimidar a los valientes parlamentarios falangistas como el Ex -Dip. Jaime Ponce, convirtieron el hemiciclo en un verdadero circo romano. No obstante, alcanzaron, en medio de amenazas y hasta agresiones de hecho, a fundamentar el juicio, que NO LLEGOA SER CONCIDERADO.

¿Por qué razones nos remontamos a la década del 50? Precisamente para demostrar que la violación de los derechos Humanos, mediante métodos refinados y crueles, se practica en el país a partir de 1953, con la apertura de los primeros campos de concentración, hasta entonces desconocidos en el Continente, los mismos que son organizados y dirigidos por expertos extranjeros, como el caso del español Lluch, el chileno Gayán, el francés Tonnieler y otros.

No solamente recordamos un juicio de responsabilidades con el argumento de que no ha prescrito su sustentación. Ese seria un argumento simplemente procesal, y lo que debe predominar ante el juicio del pueblo, es el esclarecimiento histórico, y aún más advertir a la ciudadanía sobre las tragedias que podría cernirse sobre la república, si los hombres que desataron la barbarie institucionalizada no queden señalados.

Tampoco se trata de enjuiciar un proceso revolucionario, proceso, que por otra parte, fue traicionado y en su nombre se amasaron fortunas, se masacró, se asesinó, y se llevo a extremos que nunca se vieron en el pasado de la Nación.

Sabemos que el distintivo de la historia boliviana fue la violencia. Sabemos que muchos hombres dieron la vida por sus ideales. Sabemos que la generosidad en la entrega de nuestros compatriotas cuando se trata de defender una posición, pero ello, pocas veces estuvo distinguido por la frialdad asesina. El enfrentamiento viril dignifica, la ventaja dolosa y sombría del poderoso, enloda. La insurgencia cobra victimas. Pero lo que devino en 1952, fue cobardía del tirano que, en este momento está representado por portavoces, unos, de los verdaderos fascistas regresivos, entrenados en el exterior, y otros, exponentes de la irracional e infantil violencia extremista de signo contrario. A ellos también va nuestra acusación. A quienes dijeron en este mismo recinto que conculcarían la Constitución cuantas veces lo crean necesario. A los que, con la democracia de “CERO VOTOS”, llegaban investidos de una representación espuria para atropellar a quienes defendían a las grandes mayorías empobrecidas.

Estamos concientes de la revolución boliviana, obedeció a una necesidad histórica. Varias colectividades la precolonizaban, pero se apropiaron de principios ajenos, de concepciones altruistas para, en su nombre, servir bajos instintos, mezquinos intereses y subalternos designios.

Contra eso se dirige este pliego acusatorio. Para que no es pierda en el piadoso olvido, que el viejo tirano espera del tiempo, que ya se le acaba. Está dirigido a la juventud, que no vivió el horror de un régimen despótico y falaz, que manejó con falsas promesas a los empobrecidos obreros y a los campesinos de la patria.

Por último, hay que decirlo. Es una decisión de los hombres de que tal sombría noche se repita. Somos nacionalistas y revolucionarios que estamos decididos a luchar por el amanecer.

Los delitos concretos por los que acusamos son: DERECHOS HUMANOS: (Violación de las garantías individuales y constitucionales).

El régimen, del MNR y sus –Presidentes Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Zuazo y sus seguidores son responsables:

  1. De las matanzas de Campesinos. Instigadas por los sectores movimientistas en pugna y alentadas por Paz Estenssoro, que luchaba por el predominio de los sectores campesinos en contra de otros dirigentes Izquierdistas de su partido: Achacachi, Laimes, Jucumanis, Clisa y Ucureña son algunos de los episodios dramáticos donde llegó la “Revolución de la Reforma Agraria movimientista”. El campo cambio de faz, ya no se sembraba o cosechaba, el campo fue regado de sangre Inocente…A nueve años de la Reforma Agraria, en 1962, el agro se convirtió en un gran escenario de luchas fratricidas expresado en desfiles interminables de viudas y huérfanos.
  1. La lucha por la hegemonía campesina y su control sectario, llego al asesinato del diputado y dirigente campesino Facundo Olmos, acribillado en su casa de Sacaba en las mismas condiciones delictuosas con que más tarde el Presidente Ovando, mandaría asesinar a Jorge Solíz Román. Paz Estenssoro, fue directamente acusado por este crimen Por su Vicepresidente, en las postrimerías de 1963. El diario “Presencia” de la época reproduce dramáticamente las circunstancias en que se cometió el asesinato y la versión oficial que entonces se dio.
  1. El asesinato del dirigente campesino y diputado campesino Pedro Rivera, también adicto al Vicepresidente Lechin , asesinado con alevosía y premeditación, en su propia casa de Tarija. Del mismo modo, Juan Lechín Oquendo, denuncio públicamente al entonces Presidente Víctor Paz Estenssoro, por la muerte del parlamentario.
  1. En una misma región e incluso en una misma aldea o población rural, donde las condiciones de vida, miseria e incultura son iguales para todos, se ha catalogado a unos campesinos como “revolucionarios” y a otros como “reaccionarios”.Este absurdo fue la base para organizar represalias y persecuciones en gran escala. Fue así que se produjo el asalto a la población de Tarata en el Dpto. de Cochabamba, donde la población rural calificada de “reaccionaria” fue violada en sus mujeres; a los jóvenes y niños se los asesinó brutal y cruelmente, dos cadetes fueron atados a caballos y arrastrados por el suelo, hasta que fallecieron. Ninguna de estas situaciones, ha sido enjuiciada anteriormente; la prescripción no corre, en consecuencia.

Las leyes penales condenan estos asesinatos que dejan de constituir crímenes políticos, para transformarse en expresiones enfermizas de quien abuso del poder, de la vida y la hacienda de los bolivianos por un periodo de más de doce años.

La corrupción y el engaño parecían ser los únicos instrumentos del gobierno del MNR

Ninguna actividad del país escapó al engaño o a la acción corrupta directa o indirecta de la influencia movimientista.

Doce años de práctica antidemocrática y corruptora y el uso de la violencia como forma de solución política, resquebrajaron los cimientos de la misma sociedad política y desgastaron moralmente al país.

La FUL, de Cochabamba, entonces precedida por los universitarios Antonio Araníbar Jorge Ríos Dalenz, emitió un histórico manifiesto de condena hacia 1963, contra los dirigentes movimientistas Víctor Paz Estenssoro, Hernán siles Zuazo y Juan Lechín Oquendo, sentenciándolos con esta lapidaria frase: “Quienes en el pasado destruyeron las posibilidades creadoras del futuro, no tienen derecho ni autoridad moral para actuar en el presente”

Son muchos los asesinatos cometidos: constituyen delitos flagrantes por que el clamor popular los señaló y los señala como responsabilidad de un régimen despótico e individualiza a sus autores. En esta oportunidad vasta con una lista provisional de las victimas:
 
    • Asesinato del Sr. Félix Mena, en el campo de concentración de Corocoro.
    • Asesinato del Cap. Francisco Céspedes Rivera y del Cdte. Nivardo Montero, en el campo de concentración de Curahuara de Carangas.
    • Asesinato de de Guillermo Rioja Ortega, en la Escuela de policías de La paz, donde es herido de bala el periodista Juan Pereira Fiorilo.
    • Asesinato por descuartizamiento del Cap. de Ejto, Sánchez; juntamente con el, cae el universitario Guzmán.
    • Fusilamiento de 26 dirigentes políticos en el cuartel Sucre. Los mártires fueron: Walter Alpire Durán, Fidel Andrade, Carlos Kellemberger, Hugo Álvarez Daza, Cosme Coca Jiménez , Fabián Golac’, Torito Saravia, oscar Salas, Carlos Prudencio y Hugo Osaka
    • Asesinato del insigne dirigente político, MAESTRO DE JUVENTUDES Y MARTIR DEL NACIONALISMO, DON OSCAR UNZAGA DE LA VEGA, así como del Cdte. René Gallardo Gallardo, hecho ocurrido en la encrucijada de la calle Larecaja.
    • Tortura y asesinato del Prof. César Rojas, ocurrido en la ciudad de La Paz
    • Colgamiento del dirigente minero Huanuni, Celestino Gutiérrez.
    • Tortura y asesinato de Sergio Centellas en las mazmorras del control político de Oruro.
    • Asesinato del joven falangita David Paniagua en las calles de La Paz.
    • Cientos de obreros, campesinos, militares, estudiantes, políticos, mineros, hijas y esposas, religiosos muertos, presos, torturados y vejados en el mismo ceno de la patria.

Víctor Paz Estenssoro y Hernán Siles Zuazo, dieron al pueblo boliviano, lagrimas, sangre y muerte. Las declaraciones de las victimas y testigos oculares, cuyas deposiciones efectuadas ante autoridad competente cursan en los estrados judiciales, llenan de pánico y sobrecogen el espíritu por que dichos ex- mandatarios aparecen como los torturadores de un pueblo indefenso y donde aparecen como los conculcadores de todos los derechos humanos.

Toda la lista de muertos, es una estadística fría. Sin embargo recordar simplemente a manera panorámica, algunos detalles de las muertes y torturas, cuyo registro pormenorizado cursa en los expedientes, llevará a concretizar la presente demanda: entre muchos actuados judiciales, se lee la forma en que fue asesinado o “suicidado” el Teniente Maldonado, el mismo que fue torturado personalmente por GAYAN, quien luego de ordenar que sus milicianos lo agarren, para que no pueda defenderse, lo empezó agolpar con una cachiporra, golpeándolo preferentemente en sus genitales hasta que los destrozó, hallándose exánime, ordenaba que lo baldearan, para que pudiera recuperar el conocimiento para luego proseguir con su labor sádica, finalmente dice el declarante. “Notamos que el teniente Maldonado nos miraba en forma rara; sus ojos estaban vidriosos y un rato de esos dio un aterrador y angustioso alarido y se lanzó contra Gayán. Este lo recibió dándole con su cachiporra en la cabeza. Le daba…hasta que cayo sin sentido Maldonado”.

Debido a que los cadetes del Colegio Militar, lucharon defendiendo a un gobierno en la revolución del 9 de abril, fueron perseguidos por Paz Estenssoro y Siles Zuazo, sin compasión alguna. Eran altivos muchachos de 18 a 21 años, llenos de patriotismo sagrado. Por eso estaban allí flagelados y torturados. Entre las torturas que se relatan, se dice que entraron en huelga, de hambre y que el Ministro de Gobierno, Federico Fortún, ya conocido por su sadismo incontrolable, ordenó al gobernador romper la huelga “como sea” El gobernador Rivero, asesorado por el medico, hizo preparar un turril de “lagua” de harina de trigo con sal, expresando: “Esta riquísima lagua, se lavamos a poner en enema” pero para que resulte más sabrosa, ya que está un poco salada le agregaremos ají y así entre risotadas se procedió…

En la serie de torturas, se tiene la de Arias, que dice: San Román, quería a toda trance que yo entregue a mamá. Primero todo fue por las buenas, Lugo vinieron los golpes, las patadas, lápiz a los oídos y flagelamientos, yo ya no daba más. Amanecía cuando los verdugos me dejaron un momento en la oficina de la gobernación donde me habían estado torturando. Sacando fuerzas sobrehumanas, me puse de pie y tambaleándome me dirigí a la puerta y al ver que estaba solo me acerque al barandado,- hice la señal de la cruz y me lancé de cabeza al patio enlozado. Cuando desperté no sabía dónde estaba, me dolía casi todo, me toqué la cabeza y luego el cuerpo, una enfermera me contó después lo que pasó. Hizo la mala suerte que en lugar de romperme el cráneo y morir, me fracturara la columna vertebral y aquí estoy lisiado para toda la vida.

Sería largo enumerar la serie de violaciones a mujeres, torturas y vilezas cometidas. Tan evidente y cierto es, que incluso el Movimiento Nacionalista Autentico, en Junio de 1961, lanza una acusación contra Paz Estenssoro, (que adjuntamos) y en su página 16 expresa: “No hay allanamiento, abuso o violencia cometida en el país que no cuente con las instrucciones directas y personales de Víctor Paz Estenssoro o con la certeza de su aprobación posterior y aún el premio a sus autores”. Hay ciertos nombres que el pueblo odia con toda su fuerza: Fortín, San Román, Requena, Gayán, Fellman Velarde. Ellos lo saben y aceptan esa carga, preparándose a huir en su oportunidad para establecerse en algún país extranjero y vivir de las rentas del dinero que han sacado del país en el curso de estos años”. Más adelante, dice:”En lo que no se detienen a meditar estos ciudadanos en su afán de huir (se refiere a los perseguidos y torturados), de recobrar su seguridad y su tranquilidad, es que han sido sometidos a la suprema humillación del hombre: la destrucción de su personalidad”.

“En adelante un telefonazo de Fortún o San Román, los convertirá en informantes de su maquinaria y en enemigos ocultos de sus familiares y amigos. Compran su libertad física a cambio de enajenar su libertad moral”

“Todos los sagrados derechos del hombre y del ciudadano se convierten para ellos en favores recibidos poco a poco, racionados por las conveniencias o el capricho del Presidente o de cualquiera de sus sayones. Algunos que pueden, salen al extranjero con los suyos buscando la recuperación de su libertad moral y su tranquilidad de espíritu, en medio de la estrechez económica, pero conservan indefinidamente una combinación de rencor, vergüenza y decepción de su país”

Ese fue el sistema creado por el MNR bajó la dirección de Paz Estenssoro y Hernán Siles Zuazo. Esa fue la realidad que vivió el pueblo de Bolivia, donde la vida, la libertad y los bienes de los bolivianos, estaba en manos de gobernantes, que conculcaron todos los derechos humanos llenado las cárceles, desterrando a miles de ciudadanos que deambulaban penosamente por los países vecinos y cobrado día a día nuevas víctimas torturadas y sacrificadas por la ambición y obsesión de poder de Víctor Paz Estenssoro y Hernán Siles Zuazo.

No podemos pasar por alto, las maniobras en los sindicatos, en los que se establecieron ventajas para unos y miseria para los más. Durante los doce años de gobierno de ignominia, la suerte de los obreros fue penosa. Los obreros que trabajan todos los días para el sustento de sus familias, los que no alcanzaron él círculo de los protegidos desde arriba, se mantienen en condiciones peores que antes de la Revolución. La capacidad adquisitiva de sus salarios no mejoró, pero el costo de vida subió, con la consecuencia inevitable de rebajar aún más su nivel de subsistencia. No tuvieron esperanza alguna de aumentos o mejoras. El documento comentado de los Auténticos, califica a los sindicatos como tuercas de la maquinaria política, expresando: “Lechín, como dirigente sindical, formulaba demandas a Lechín como dueño de COMIBOL, y las resolvía sin pensar en otras consecuencias que no fueran de su conveniencia momentánea”.

¿Sobre quién han recaído los efectos de esa conducta? Principalmente sobre los obreros y campesinos. Ellos no son extraños a la suerte general del país y sufren más directa e inmediatamente que otros la miseria colectiva. Sobre ellos han recaído los daños y la quiebra de las empresas del Estado, de la inflación y de la estabilización Paz Estenssoro, Lechín, Torrez, Morales, Salas, Rojas y otros, siguen jineteando sobre las espaldas de los obreros y campesinos, mientras éstos gimen en medio de miseria y desesperanza.

La suerte de las Fuerzas Armadas, también fue trágica, ya que Paz Estenssoro convirtió a las jerarquías superiores tanto del Ejército como de los Carabineros, en células políticas estrechamente dependientes de su maquinaria, despojándolas de autoridad. Los sueldos de los Jefes y oficiales se mantuvieron por debajo del mínimo vital. Las leyes sociales no les favorecían. Los cuarteles y los edificios de las guarniciones no fueron mejoradas en absoluto y para coronar su desdén por las Fuerzas Armadas, sus miembros fueron sometidos a la jurisdicción y procedimientos del Control Político, con olvido de las leyes militares y ultraje a su dignidad profesional. Sus miembros fueron dados de baja y a muchos sé los sometió a la tortura y a la cárcel y a su inscripción forzada en los registros del instrumento político de la época.

Inconstitucionalmente se crearon fuerzas paramilitares, los famosos y tristemente célebres MILICIANOS y grupos de choque BARZOLAS sustituyendo a las Fuerzas Armadas. Con ese designio se serró el Colegio Militar y se persiguió a sus miembros en una época llena de crueldad.

Es así que los monstruosos delitos cometidos, afrentaron a la Nación y a sus instituciones tutelares. Los campos de concentración de Catavi, Uncía y Curahuara, también constituyeron una afrenta a los mineros que trabajaban en esos distritos, que de campos de trabajo fueron convertidos en centros de muerte.

Los establecimientos de represión y tortura en el Control Político, que se estableció en cada capital de Departamento, alcanzó su tenebrosa mano hasta la más humilde vivienda; tuvieron como paralelo la Escuela de Policías en La Paz, el Panóptico Nacional, Ñanderoga en Santa Cruz y tantos otros. Sobrecoge el espíritu seguir refiriéndose a semejante cuadro dantesco, que todavía constituye una vergüenza para la República.

Los derechos humanos surgen en la humanidad, a consecuencia del flagelo infringido por las tiranías opresoras y los desmanes de las conflagraciones mundiales. Ya en el siglo XVIII, los individualistas señalan los derechos esenciales del hombre que tienen un valor absoluto por cuanto se consideran atributos naturales del ser humano adquiridos por el solo hecho de nacer y vivir, inherentes a su naturaleza y condición y por ende, anteriores y superiores al Estado, El Estado no crea ni otorga los derechos fundamentales; simplemente los reconoce y garantiza en la Constitución Política y sus leyes. A manera simplemente cronológica, es preciso recordar a algunos héroes de la libertad, señalando en los tiempos modernos a Montesquieu, de cuyas obras revolucionarías de Francia, extrajeron grandes principios políticos y morales; Pestalozzi, cuyas teorías pedagógicas son el fundamento de la educación moderna; Lincoln, campeón de la libertad frente a la esclavitud; Emmeline Pankhurst, promotora del sufragio femenino; Joaquín Nabuco, libertador de los esclavos en el Brasil y Gandhi, apóstol de la resistencia pasiva, de la justicia y la libertad.

Nuestra Carta Magna en vigencia, consagra con amplitud los derechos, individuales y las garantías básicas en los artículos 5 al 35 inclusive, al hablar de los derechos fundamentales en general, se hace referencia a los atributos del hombre que le son propios, los que debe ejercerlos donde quiera que se encuentre, sin distinción de raza, sexo, religión, origen ni medio por ser precisamente derechos fundamentales, el poder público lo único que hace es reconocer su existencia, consagrándolos constitucional y legalmente, como expresa Carlos Schmith. Estos derechos son a la vida, a la libertad, a la seguridad personal, a que nadie sea sometido a esclavitud ni a tortura, pena o trato degradante, al reconocimiento de su recurso efectivo contra actos que violen los derechos fundamentales: a que nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado; a ser oído públicamente, que toda persona es inocente mientras no se pruebe su culpabilidad, a la inviolabilidad de su domicilio y correspondencia; a la libre circulación y elección de su residencia; al asilo en cualquier país; derecho a la nacionalidad; derecho al matrimonio y a contraer familia, derecho a la propiedad; derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; a la libertad de opinión y expresión y libertad de reunió y asociación.

Estos derechos clásicos. Incorporados en nuestra Constitución Política del Estado han sido Flagrantemente violados por que el pueblo boliviano sufrió el flagelo del asesinato, de de la anulación de la personalidad humana, de la tortura, del terror, de su libertad, bienes y seguridad personal, por quienes pretendieron del Estado un fin en si mismo, creando la estatolatría que degrada al hombre en su condición humana, para convertirlo en un mero Instrumento.

Los hechos relatados, se encuentran tipificados y sancionados por los Arts. 6, 7, 9, 11, 12, 13, 14, 16, 20, 22 y 35 de la Constitución Política del Estado y los Arts: 130, 133, 153, 252, 291, 292, 295, 298, 270, 333 y 334 del Código Penal, por lo que de conformidad a lo establecido por los Arts. 17 y 18 de la Ley de 31 de Octubre de 1884 y la Ley de 23 de Octubre de 1944, acusamos a al Señor Víctor Paz Estenssoro, a Hernán Siles Zuazo, a sus Ministros de Estado y a los que resultaren autores materiales, coautores, cómplices, fautores y encubridores.

DELITOS ECONOMICOS

Los delitos económicos, son aquellos que importan una lesión a los intereses públicos, representados por objetos o caudales de lo que es titular el Estado. Sus formas típicas están constituidas por los delitos de malversación de fondos públicos, por el peculado, delito éste especial que tiene siempre como sujeto a un funcionario público, al que la Ley ha atribuido responsabilidades determinadas

Las formas especiales y caracteres de estos delitos están fijados en nuestra Carta Magna y Código Penal. El peculado consiste en la apropiación indebida, para fines particulares, de fondos públicos; es un delito especial, por cuanto sólo puede ser cometido por un empleado público con razón de sus tareas derivadas de su función o cargo. Como en todos los delitos, en este se encuentra también el ánimus, constituido por la intención de sustraer en beneficio propio o de un tercero los caudales que les fueron confiados; en este delito el elemento material está dado por la efectiva sustracción.

En efecto, el peculado, la malversación, la lesión a los intereses y bienes del Estado, es otro delito cometido por el régimen del MNR. La COMIBOL, YPFB, CBF, municipios y tantas otras reparticiones sufrieron la explotación de las huestes vandálicas del MNR, que sirvió de ejemplo para iniciar, precisamente en este periodo, la inmoralidad administrativa.

¿Quién puede olvidar los negociados de Chacur, Marcus, Arpic y otros?; quién pude olvidar el falaz Plan Triangular, denunciado por los trabajadores del País y que se orientó a empobrecer más aún a quiénes dejan sus vidas en los socavones de las minas?

La inmoralidad y la coima llegaron a este mismo Parlamento, al que dicen respetar y dignificar como muestra de una auténtica democracia, que defiende al pueblo y lucha por los humildes. Recordemos que una Ley favoreció al poderoso, al que en un primer momento se lo llamó Barón del Estaño convertido en amo de quiénes votaron por la Ley Patiño.

Un análisis detenido de los daños inferidos por el MNR en el campo económico, sobrepasará los límites de la presente acusación. Por otra parte no hace falta, ya que los resultados están a la vista, por ello sólo veamos el ejemplo más significativo:

VENTA DEL ORO SELLADO (Libras Esterlinas) DEL BANCO CENTRAL

Durante la Colonia se pagaban los impuestos ante el Banco San Carlos en monedas de oro, plata y otros productos.

Los comerciantes que vinieron en diferentes tiempos, trajeron consigo gran cantidad de monedas acuñadas en Europa y otros lugares, pagando con estas monedas dichos impuestos.

Constituida la República y desaparecido el Banco de San Carlos, las reservas monetarias de dicho Banco pasaron al Estado y fueron depositadas en los Bancos de Fomento de Oruro, La Paz y Tupiza y por Decreto Supremo de 19 Diciembre de 1826, aseguradas con el nombre del Banco por el Mariscal Andrés de Santa Cruz el 19 de Enero de 1830 y más tarde ampliado como “Banco Refaccionado”, en 1833 y mantenido por Decreto Supremo de 5 de Julio de 1884 por Ballivián, entidades que adquirieron mayor cuerpo durante el gobierno de Belzu hasta la aparición del “Banco Boliviano” en el gobierno de Melgarejo.

En los acervos de los Bancos, desde el de San Calos, se fueron manteniendo estas monedas que se incrementaron por diferentes circunstancias. Efectivamente, emigrantes argentinos, durante la Presidencia de Santa Cruz, encabezados por el señor Yañez, obtuvieron en Tupiza la facultad de abrir un Banco en base a monedas de oro extranjeras que poseían, solicitando al Presidente Belzuuna especie de monopolio, con la suma de 95.000 en monedas de oro o libras. Se trataba de de maravedíes de oro equivalentes a 18 pesetas cada una, acuñadas en la época de Felipe el Hermoso. Durante los gobiernos de Frías, Linares y Adolfo Ballivián, por transacciones en La Paz con las familias Indaburo, Saenz, Eyzaguirre y Valle; en Sucre con las familias Argandoña, Ortiz, Torrez, Calvo, Montellano y Vacaflor; en Cochabamba con las familias Araníbar Orozco, Claros, Blanco Galindo, se concentraron en el Banco Boliviano, en la época de Agustín Morales 150.000 monedas o libras:

– 95.000 monedas de la época de Felipe el Hermoso

– 80.000 monedas de Alfonso Cuarto (acuñadas en el siglo XV)
– 175. 000 monedas de otras épocas.

A raíz del empréstito para la guerra del Pacifico, en todos los departamentos de Bolivia se reunieron otras 20.000 monedas de oro de la época de las Cruzadas, de tan grande valor en aquel tiempo, que se cambiaban cada una por libras esterlinas de oro corriente. Estas monedas fueron entregadas en la cantidad de 1.000 por el coronel Lino Morales a la Caja que reunía estas monedas por orden del Presidente Narciso Campero y que se guardaron en el Banco.

Se tuvo conocimiento que el Presidente Campero, pensó gastar ese capital apreciable, de monedas de oro, solo en caso de que las fuerzas chilenas invadieran Bolivia, en compra de armamento y otros pagos de guerra urgentes.

Por cusas desconocidas y que se atribuyen a la guerra del Pacifico, no se realizo la venta indicada.

Entre 1879 y 1912, cuando se fundó el Banco de la Nación Boliviana, existían 12.000 monedas de oro de la época d Carlos II, correspondientes a 1670 más o menos, época de la restauración del trono de Inglaterra; el resto de libras acuñadas en la época de la Reina Isabel. Hacían un total de 330.000 monedas antiguas de diferentes clases de oro y el resto eran libras con el sello de la Reina Victoria, de menor valor, que completaban las 344.961,18 libras de oro sellado.

Durante la guerra del Chaco se presentaron varios compradores, ofreciendo por ellas 80 millones de dólares en efectivo, sobre el Banco de Londres. Los proponentes eran fabricantes de armamento. Una de estas propuestas fue transmitida al gobierno por Carlos Beltrán Morales, desde Alemania.

El Presidente Salamanca se negó a la venta, por comprender que se trataba de verdaderas joyas históricas que tenían un valor muy superior al propuesto por los interesados, por tratarse de valor numismático.

Más tarde en la época del Presidente Busch, se presento una nueva propuesta de compra, que también fue rechazada.

Las monedas de referencia se guardaban celosamente desde la fundación del Banco de la Nación Boliviana, luego con la transformación en Banco Central de Bolivia en 1928, esta institución recibió las monedas de oro del Banco de la Nación Boliviana.

En los últimos días de del gobierno de Villarroel, entre el 16 y 18 de Julio de 1946, Víctor Paz Estenssoro solicitó el libro que contenía el inventario de las libras esterlinas o reservas monetarias del Banco Central de Bolivia. No se sabe por qué razón dicho libro especial fue puesto en sus manos llevándoselo a la Argentina, donde, por intermedio de Salín Chacur, hizo conocer dicho inventario a interesados de Francia y Uruguay.

El 16 de Agosto de 1952 llegó a La Paz un representante de la firma Petcho hermanos, sociedad comercial y financiera de Montevideo, subsidiaria de unos banqueros de Ámsterdam, Londres y Paris, alojándose en el Sucre Palace Hotel, en el departamento del señor Carlos Díez de Medina, dueño del Hotel, y el día 17 d de Agosto de 1952, el Banco Central de Bolivia aceptó la propuesta de Petcho para el trueque de 344.981 libras, por oro en barras, traídas por Petcho. Director relator párale el trueque fue el Sr. Carlos Díez de Medina socio de Víctor Paz Estenssoro, con un supuesto premio del 15%. Las monedas, en su venta, no fueron clasificadas por época, sellos, ni por valor numismático. No debe olvidarse que muchas de ellas venían desde la época de las Cruzadas, otras de mediados de la Edad Media, de fines de la Edad Media y algunas de la época contemporánea

Realizada la operación, las libras fueron sacadas del Banco a horas 2 de la madrugada y Petcho, en nueve automóviles, se hizo ayudar a subir los cajones con Renán Castrillo Justiniano, José Fellman Velarde, Aníbal Aguilar Peñarrieta y otros.

Surge en París un pleito, en razón de que Petcho y sus socios fueron acusados ante un tribunal arbitral judío de París, con el cargo de engañar en el negocio 45 millones de dólares.

Comparecidos Petcho y sus amigos, explicaron que las 344.961,18 libras las habrían adquirido en Bolivia, por un valor de 2.900.000 dólares pagados en oro físico y que, para poder adquirir las libras en tan poco precio, se tuvo que repartir coimas por valor de $us. 45.000.000 millones, de los cuales tocaron a Víctor Paz Estenssoro 30.000.000 de dólares. Debe notarse que el valor recibido por el país es diez veces menor de la coima.

Como la explicación fue debidamente documentada y probada por los negociadores en Bolivia, con el viaje del Gral. Gualberto Olmos a Francia, para explicar el asunto, la firma Petcho y sus consocios fue absuelta.

Dos meses después, algunos miles de estas libras, llamadas “las libras bolivianas”, fueron rematadas en varios centros del oficio, en París y Londres, habiéndose pagado 105 veces el valor de adquisición en Bolivia.

Conocido el negociado en Bolivia el 22 de Agosto de1956, l Banco Central de Bolivia reunió los periodistas, indicando que las libras vendidas sólo eran monedas que llevaban la efigie de de la Reina Victoria y de Jorge V. Efectivamente habían 12.000 libras esterlinas con el sello de la Reina Victoria y Jorge V, de un periodo posterior a 1.900, pero las monedas de oro (de la época de las Cruzadas) restantes, en una cantidad de 312.000, eran: a) Monedas de oro de la época de las Cruzadas, b) Monedas de oro de Felipe el Hermoso, c) Monedas de oro de Alfonso de España, d) Libras esterlinas inglesas acuñadas a la caída de Oliverio Cronvell por Carlos II, en homenaje a la instauración del trono de Inglaterra, en 1670, e) Libras esterlinas inglesas acuñadas en la época de la Reina Victoria, estas últimas de menor valor.

De conformidad a los hechos y antecedentes anotados, corresponde acusar a los ciudadanos Víctor Paz Estenssoro, José Fellman Velarde, Aníbal Aguilar, Gral. Gualberto Olmos y Salim Chacur y a los que resultaren cómplices, encubridores y fautores, por el delito contra el patrimonio de la Nación, comprendido en el Art. 8 inc. h) de la Constitución Política del Estado y 137 del mismo cuerpo legal, tipificado y sancionado por los Arts. 142, 146, 147 del Código Penal y la Ley de 31 de Octubre de 1884.

Se debe hacer notar que este delito no está prescrito, en razón del claro texto del Art. 20 afín de la Ley de 31 de Octubre de1884 y que alcanza, por simple cálculo aritmético a más de 8 mil millones de dólares.

Santa Cruz de la Sierra 28 de Septiembre de 2007

NOTA ACLARATORIA

Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz.

CI: 2819542 SC.

¡CUANDO LA CULPA ES DE TODOS, LA CULPA NO ES DE NADIE!

Palabras que expresan la imposibilidad, de incriminar a alguien una culpa colectiva.
Concepción Arenal.

El juicio de responsabilidades tramitado en Agosto de 1956, en la H. Cámara de Diputados: contra el ex presidente Víctor Paz Estenssoro y sus inmediatos colaboradores por: violar los Derechos Humanos y cometer delitos económicos ¡no prospero! Pese a las pruebas fehacientes presentadas por los Diputados falangistas. Los obsecuentes parlamentarios del MNR, Aprovechando su aplastante mayoría, no permitieron que Paz Estenssoro sea enjuiciado, por que gracias al déspota los movi-comunistas gozaban de poder y de dadivas económicas.

También en Septiembre de 1979 en el Congreso de la Nación, se instauró Juicio de Responsabilidades al ex dictador Hugo Bánzer Suárez, jefe fundador de Acción Democrática Nacionalista por: ¡violación a los Derechos Humanos y delitos económicos! Juicio que solo sirvió para institucionalizar la impunidad.

El escritor y periodista Germán Vargas Martínez en su libro: Responsabilidad, Juicio o Sainete? Devela magistralmente los entretelones de dichos alegatos, aclarado que los parlamentarios de ADN plantearon “Aclaración Histórica” y paralelamente iniciaron juicio de Responsabilidades a los ex gobernantes del doble sexenio (1952 – 1964), casos Ovando, Quiroga Santa Cruz, Oscar Bonifaz y otro por: delitos económicos y violación a los Derechos Humanos.

Durante los testimonios, los adenistas no se acordaron de la masacre de Terebinto, tampoco les importó el dolor, las lágrimas y la sangre derramada por miles de falangistas, su único objetivo fue neutralizar a sus antagonistas. Apelando al chantaje y cínicamente enarbolaron las banderas de Falange Socialista Boliviana, partido político que fue perseguido con saña en una época donde los ciudadanos vivían bajo el signo del terror, por los crueles métodos represivos impuestos por los sádicos movi-comunistas.

En el bullado “Juicio de Responsabilidades” de 1979, los culpables no fueron sancionados, solo fue una bufonada articulada por políticos que practican el doble discurso y carecen de moral, fue una brutal falacia, una pérdida de tiempo y gastos onerosos en dietas y salarios al personal administrativo en perjuicio del Estado y para colmo de males el pueblo tuvo que soportar a políticos inoperantes y corruptos.

En resumen:

Los Juicios de Responsabilidades instaurados en el Congreso de la Nación, en 1956 y 1979 son pruebas fehacientes de la doble moral y el doble discurso que practican los ciudadanos bolivianos que abrazan ideologías socialistas: marxistas, leninistas, trotskistas, castristas o como las quieran llamar, creen ser los únicos dueños de la verdad y por ello en nombre de los desposeídos arremeten con furia salvaje a los que tildan de oligarcas, latifundistas, burgueses de derecha para destruirlos.

Lo cierto es que en esta viña del Señor llamada Bolivia, los izquierdistas pueden cometer delitos económicos y violación a los Derechos Humanos sin ser penados, e increíblemente los crímenes de lesa humanidad ejecutados por los comunistas Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Zuazo y sus socios fueron premiados, en la actualidad los ciudadanos de extrema izquierda Álvaro García Linera y Osvaldo “chato” Peredo Leigue y sus seguidores también gozan de los mismos privilegios

Moraleja: para los ciudadanos que piensan diferente ¡Todo el Peso de la Ley!

(Los “Juicios de Responsabilidades de 1956 y 1979, fueron recopilados del libro “Del Caciquismo a la Poliarquía” de Otto Ritter Méndez)

Santa Cruz de la Sierra 28 de Septiembre de 2007.

Amable lector, agradezco y autorizo su publicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: