Posteado por: Carlos Tito | 26 octubre, 2007

Bolivia – ¡Payasada Rocambolesca!


Publicado el 24 de October, 2007 en Columnistas, Internacional, Opinion.

Cuando se van conociendo los detalles de cómo tomaron el aeropuerto de Viru- Viru uniformados de la policía, militares venezolanos y bolivianos obviamente, confirman la tragicomedia montada por quienes (dice la prensa) dieron la orden y allí está el omnipresente milico frustrado Juan Ramón de la Quintana ministro de la presidencia, ministro de la defensa Walker San Miguel, ministro de gobierno Alfredo Rada, ministro de obras públicas y comunicaciones Carlos Kinn; y en los “jueguitos” de guerra de los cara –pintadas estuvo asignado el general Luís Trigo comandante de la FAB y Roberto Caballero comandante departamental de la policía, y –por detrás- la genial mano militar de Hugo Chávez “experto” que diera un “golpe de Estado” fracasado al ex presidente Carlos Andrés Pérez, por que –como todos saben- se aplazó en “operaciones militares”.

El título de esta nota, guarda relación con algo inverosímil, pero así fue. El jueves 18 pasado, al amanecer (3 y 40 de la madrugada) un C-130 de la FAB aterriza en el aeropuerto. De ahí bajan tropas armadas con las caras pintadas, coordinadamente “apagan luces y la energía eléctrica”, rompen las puertas y ventanas, disparan para amedrentar a los desgraciados funcionarios de AASANA y a los pasajeros de la coyuntura, y entre los militares (chambones) se hieren dos, que se callaron la boca y, sometiendo a patadas y culatazos a hombres y mujeres, hacen “prisioneros” a 20 personas a punta de armamento pesado, de asalto y carajazos, cual “rambos” de cine de trasnoche, les roban todos sus efectos personales: billeteras, celulares, etc.

Luego de media hora sueltan a algunos, advirtiéndoles que nadie debe declarar nada a la prensa. Hasta la payasada pasa. Sin embargo –desde afuera- los camiones militares, apoyan el desembarco de las eufóricas “tropas aerotransportadas” de toda Bolivia, contra civiles desarmados y copan Viru – Viru que llegan de otras unidades, emulando a los rambos y hacen lo suyo moliendo a patadas, culatazos, balines de goma y otras agresiones que llevaron a la gente camba a clínicas, por que –hasta gas pimienta usaron- tomando a dos inocentes, para “cargarles” el San Benito de haber herido a los dos efectivos militares y cuando –en un centro policial- les hicieron la prueba del guantelete, resultó que eran –efectivamente- inocentes.

En horas de la tarde llegó otro Hércules y ahí trajeron a los “expertos militares venezolanos” para continuar con el control aéreo. Lo demás es conocido, ya que fue triunfo popular, que no admite semejantes barbaridades, como fue este “pretexto” de un supuesto desorden económico, para “hacerles saber” cuanto de eficaces son los guerreros, y esto abre la incógnita de cuando –de verdad- se de el estallido en las calles, anunciado agoreramente por el vicepresidente.

Esto no tendría mayor importancia si no fuera parte de la historia, cuando este gobierno ya carga 27 muertos en Papelpampa (Oruro), en los Yungas de Bandiola, en Posokini con 12 y 65 heridos (Huanuni), en la ruta a Caihuasi, el joven Urresti en Cochabamba, en Villa Sajta, Ivirgarzama, un cocalero en la toma de la prefectura de Cochabamba, un muerto e innumerables heridos en nuestra propia tierra de Villamontes, en Vacas con los normalistas; que son hechos de sangre a cargo del propuesto al Nóbel de la Paz, cuyas “técnicas” demostradas en Viru – Viru, son propias de las dictaduras militares de derecha o de izquierda (no importa) y la orden proviene por norma del único personaje: el presidente de la República, ejecutada por los “expertos” Álvaro García Linera, Juan Ramón de la Quintana y Walter San Miguel, capaces de abrir nuevos “ríos de sangre”, por que –para el odio- no existe reconciliación.

La memoria social de los pueblos está vigente. El pasado inmediato de un gobierno que no llega a menos de dos años de accionar así, nos hace pensar seriamente en las que ya no son amenazas, son hechos de guerra contra la población civil y ciudades abiertas. A esto hay que sumar las amistades “íntimas” del señor Evo Morales con Fidel Castro experto en paredones, en la del loco Chávez financiador de “desapariciones” al que llama. “mi indio” y en los crímenes políticos en la Bolivariana Venezuela; y con el presidente del país de los terroristas Mahomud Ahmadineyad.

¿Y ahora quién podrá socorrernos?

Autor: Oscar Eduardo Lazcano Henry

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: