Posteado por: Carlos Tito | 12 noviembre, 2007

EL 20 o 30% FALTANTE!!


Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz
CI: 281542 SC.

La película “EVO PUEBLO”, según comentarios del propio presidente solo sintetizan un 70 a 80% de su vida y sus luchas sindicales hasta convertirse en el Presidente de los bolivianos, lo que llama poderosamente la atención es que el autor de dicha película no esboza EL 20 o 30% FALTANTE, acerca de de la campaña electoral y el mandato presidencial de “EVO PUEBLO”, parecería que el ensayista vive en un país de alucinados donde los oportunistas hacen todo lo posible por halagar al mandamás de turno a cambio de migajas en la mesa del festín.

El director de dicho filme, posiblemente por intereses inconfesables olvidó que Evo Morales Aima llegó al Palacio Quemado, gracias al apoyo de un pueblo sufrido, postrado y engañado por las promesas demagógicas de una casta de pícaros, que por más de 50 años gobernaron el país endiosándose y en nombre de la democracia, ¡enajenaron su dignidad, su soberanía y su independencia!, haciendo escarnio de un poder que el pueblo les confió en su lucha por la libertad y la democracia, en espera de mejores días, para su bienestar y progreso.

Por todo ello los bolivianos sin distinción de clases sociales ni credos políticos, cansados de los “políticos” tradicionales castigaron: al adenista Quiroga y al mirista Doria Medina, ambos k’haras comprometidos con el pasado, razón más que suficiente para que el pueblo deposite su confianza y sus esperanzas en Evo Morales Aima, para que cambie lo negativo por lo positivo reestructurando los Ministerios y sus reparticiones carcomidas por la corrupción, el nepotismo y la impunidad.

Lo que jamás sospecharon los bolivianos es que Evo Morales Aima, un thara rencoroso, golpista, bloqueador de caminos, enemigo acérrimo del neoliberalismo, del gonismo y dizque de la intromisión extrajera, dirigente máximo de las 6 federaciones de cocaleros del Chapare, defensor a ultranza de la hoja de coca, incumpliría sus promesas confrontando a bolivianos contra bolivianos, a hermanos contra hermanos, a k’haras contra tharas y contra todo el que se le ponga al frente, en el afán desmedido por destruir el mundo k’hara para perpetuarse en el poder, apadrinado por Castro y el macaco mayor.

Tampoco se pueden pasar por alto sus promesas cínicas, cuando discurseaba públicamente afirmando que si llegaba a ser Presidente, gobernaría con justicia social, sin exclusiones, sin resentimientos y sin muertos, que cumpliría y haría cumplir las Leyes, que acabaría con la corrupción, la impunidad, el nepotismo, el narcotráfico y el contrabando y por sobre todo haría prevalecer su pregón de: ama sua, ama llulla y ama quella, ¡que falaz! Lo único cierto es que Evo Morales Aima rige al pueblo que le confió el poder con argucias maquiavélicas, ¡porque todo sigue igual o peor que antes!, además por seguir las huellas del asesino internacional Ernesto “Che” Guevara, está conduciendo al país por los senderos tortuosos de la destrucción y la crucifixión, o sea que el remedio resultó ser peor que la enfermedad”

Hoy, Bolivia como nunca está sometida a una política de sojuzgamiento y prepotencia con graves perjuicios y resquebrajamientos en las instituciones del Estado en todas sus manifestaciones, donde el ciudadano común que sobrevive con las migajas de su mísero salario, hasta, el militar, el policía, el “político”, el intelectual, el empresario influyente o el magistrado inclina la testa, cuando el presidente Morales compra su silencio mediante petrodólares y prebendas vergonzosas enlodadas en la vendimia y en el tráfico de influencia.

Larga y sacrificada ha sido la lucha del pueblo boliviano por conquistar la Democracia y en la búsqueda de sus ideales muchos compatriotas ofrendaron sus vidas y en honor a esos mártires, el destino de la Patria no puede estar por más tiempo a la deriva, carente de políticas económicas y sin seguridad jurídica y para colmo de males sumergida en el fanatismo y la venganza, en la terquedad y la anarquía, en la mentira y en el odio, en la desigualdad del honrado trabajador y el prepotente cocalero, tampoco es correcto que perversos campesinos aimaras y quechuas apoyados por las ONGs., devasten las reservas forestales del oriente para sembrar coca y que el INRA expropie tierras en plena producción, para beneficiar a sus secuaces con el fruto del esfuerzo ajeno, donde los gobernantes del Movimiento al Socialismo, sin miramientos ni vergüenza siguen los pasos de los corruptos neoliberales y de los pérfidos izquierdistas de la funesta ex Unión Democrática y Popular (UDP).

¡Dios salve a Bolivia de una hiperinflación!, y de los planes maquiavélicos que se avecinan para instaurar en Bolivia, una dictadura indigenista aimara, y por estar empecinados en acabar con las Autonomías Departamentales para sojuzgar a los k’haras de la media luna, aprobando la Constitución Política del Estado, propuesta por el gobernante Movimiento al Socialismo bajo la sombra de Hugo Chávez, ¡de fracasar los experimentos en la Constituyente!, ¿Cumplirán sus amenazas de instaurar un Vietnam en Santa Cruz de la Sierra?

No por nada los jerarcas del Movimiento al Socialismo, durante estos casi dos años de gobierno y concretamente en la Asamblea Constituyente, estuvieron y están resueltos en aplicar en su totalidad la tesis elaborada por el resentido k’hara overo y ex terrorista, cómplice de los ponchos rojos de Achacachi Álvaro García Linera.

EMANCIPACION Y CONTRA HEGEMONIA EN BOLIVIA
ESTRATEGIAS PARA DESTRUIR LA DOMINACION K’HARA

CONCLUCION.

La lucha por el poder en Bolivia es total, no solo abarca el control de las instituciones del Estado y de la sociedad, sino que busca el control de la subjetividad de los individuos, el mundo de la construcción de las percepciones colectivas, relaciones de sentido, se trata, por tanto, de una guerra fundamentalmente cultural y simbólica.

Es evidentemente una lucha impulsada desde el Estado y paradójicamente orientada a su propia aniquilación. El Estado colonial y republicano ha sido tomado por la multitud indígena y popular y a partir de él se arremete contra todo lo que sea soporte de las estructuras de dominación precedentes: cultura, política, economía, sociedad.

Con ello se ha instaurado una guerra, de posiciones en diferentes frentes, pero fundamentalmente en el ámbito social. La toma de organizaciones sociales, sindicales, cívicas, y toda forma asociativa se constituyen en una estrategia que trata de hegemonizar la sociedad.

Por su parte, la lucha de los “campos” de poder abarca a todas las personas y organizaciones económicas, sociales, políticas y culturales, consolidando de esa manera un proyecto de dominación de espectro global a nivel nacional.

La lucha simbólica del poder impulsada en esta última etapa, tiende quitar al mundo k’hara, boliviano occidental la legitimidad de su existencia, es decir, su razón de existir socialmente, la razón que justifica su existencia, en su forma de vida.

Quitarle al k’hara su capital económico, social, cultural y político se convierte por tanto en una estrategia de poder mucho más insiciva y sutil. Empobrecer al k’hara, romper sus relaciones y mecanismos de ascenso y reproducción social, menospreciar la formación académica, sus meritos y reconocimientos, así como destruir sus referentes, simbólicos de presencia nacionales, (himno, bandera, etc.), todo ello busca quitarle su sentido de vida.

En el terreno de la política, sin embargo, si bien el proyecto “indígena” es multinacional y se implementa en varios frentes de confrontación, las sedimentaciones culturales muestran que son fortalezas aun pétreas, a pesar del derrumbe institucional del estado colonial republicano.

En esa medida, conquistar el alma de los k’haras será una tarea ardua, pues estos no renunciaran de manera voluntaria a su forma de vida, a su mundo y sentido de vida. La única vía posible, consiguientemente, es la impulsada a través del Asamblea Constituyente.

Este escenario permitirá por tanto derrumbar objetivamente los soportes simbólicos de la cultura k’hara y la forma y la organización del Estado y de la sociedad. A partir de esta operación, al menos en teoría, se piensa que se allanara el camino de la conquista de su alma e identidad, se lo hará invisible, no reconocido social, cultural, económica, ni políticamente, se lo hará “insignificante”.

Recopilación textual de la tesis del k’hara overo Álvaro García Linera.

Santa Cruz de la Sierra, 7 de Noviembre de 2007.

Amable lector, agradezco y autorizo su publicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: