Posteado por: Carlos Tito | 16 noviembre, 2007

¡Por favor no sean burros!


 
14 de nov – 23:30:41

A estas alturas  ya es muy difícil dudar que el equipo económico del gobierno nos haya dado una cátedra para aprender a no cometer errores y desaciertos.

Todos los días nos envían una lección del cómo “no hacer esto”. Por eso se esfuerzan en hacer lo indebido y han demostrado una enorme aptitud para hacer de una economía estable y con crecimiento, otra signada por la inflación y la caída del Producto Interno Bruto. Mejor imposible.

De nada sirve el discursito que le han enseñado al Presidente Morales, eso de que por primera vez en la historia tenemos superávit fiscal, que de 300 millones de dólares hemos pasado a 2.000 millones en la renta petrolera, que de 1.000 millones de reservas internacionales ahora tenemos 5.000 millones y por tanto la única conclusión es que Evo y su gabinete económico son unos genios de tal nivel, que han logrado convertir esos resultados macroeconómicos en una caída de la producción agrícola, minera y gasífera.

Tenemos una crisis alimentaria, una paralización en la minería y una disminución de nuestros volúmenes de gas que no abastecen el mercado interno y externo.

El nivel de precios ya ha dado a las organizaciones obreras el nivel de incremento salarial que se deberá exigir al año. No contentos con este indicador, el gobierno se empeña en sustentar la Renta dignidad, el Bono Juancito Pinto y mantener la subvención del diesel, gasolina y gas licuado. Mejor no se pueden abrir las puertas del infierno.

El incremento en el gasto corriente programado en el PGN del año 2008 es del 70 por ciento, respecto a este año. Es innegable que la izquierda populista no aprende. El gobierno comienza a distorsionar el mercado financiero interviniendo en la fijación de las tasas pasivas, anuncia que se dedicará a comprar carne, harina, trigo y arroz, es decir importar bienes para abastecer el mercado interno. Se apresta a tomar el papel de los productores y del comercio.

Es decir, cree que la situación general de los precios en la economía le exige asumir un papel intervencionista a costa de generar un gasto que se tornará incontrolable.

Lo peor es que se ha puesto a comprar diesel a precios internacionales y venderlo a precio subvencionado, mayor daño económico no se puede hacer embargando nuestro bienestar y futuro. Frente a este panorama cuando el transporte paraliza por falta de diesel, los carniceros por el precio en alza, las amas de casa golpean las ollas, el gobierno tiene una respuesta: conspiración.

Para el ministro de Hacienda hay un “ataque especulativo”,  para el Ministro de Hidrocarburos el desabastecimiento de carburantes esta provocado por la oligarquía, para la Ministra de Agricultura hay especulación e inconducta ganadera. En otras palabras a problemas económicos respuestas políticas.

Lo cierto es que el gobierno deberá usar casi 40 por ciento de la renta petrolera en bonos y subvenciones, por eso disfraza el asunto del IDH con las Prefecturas y lo convierte en una guerra de movimientos, pero sabe que no tiene otra alternativa. Mientras tanto emite decretos con arancel cero como la varita mágica que hará florecer de bienes los mercados. Por favor: ¡no sean burros!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: