Posteado por: Carlos Tito | 23 noviembre, 2007

Los inacabables cultivos de coca


 
Fuente: El Deber

Periódicamente el gobierno hace conocer que está cumpliendo los acuerdos ‘internacionales’ (una forma de ‘camuflar’ su informe a Estados Unidos sobre la materia), con respecto a la erradicación de cultivos excedentes de coca y dentro de la lucha contra la fabricación de drogas y, hablando claro, de cocaína. En días recientes dijo que la eliminación de plantaciones de la ‘hoja sagrada’ había sido de 5.178 hectáreas en lo que va de 2007 y que hasta fin de año se esperaba llegar a las seis mil hectáreas.

Pero otra es la historia y de ella, también cada y cuando, da cuenta el periodismo a través de investigaciones que realiza, por pesquisas satelitales de los propios gringos -a los que no es nomás meterles la yuca-, por boca de gente que cree de su deber hacer la denuncia, o por campesinos que informan de buena fe.

Es así que a la preocupación de EEUU expresada en septiembre por su embajador en Bolivia, por el crecimiento de los cocales, se sumaron después hallazgos de cultivos de la también llamada ‘hoja milenaria’ en la Reserva Forestal de Choré -invadida impunemente por colonos, dicho sea de paso-, donde las plantitas están creciendo de lo lindo al lado de la yuca, del arroz y del maíz, aunque a los cultivadores sólo les interesan los cocales.

Por otro lado en Yungas, en una zona conocida como el ‘paraíso de las frutas’, la coca está desplazando a los duraznos, a las naranjas, al café, etc., porque "con la coca ganamos mucho más dinero", al decir de un agricultor. Claro, si cosechan cada tres meses y los fabricantes de cocaína están prestos a comprar la ‘materia prima’ al contado y ya mismo, puede nomás morir en paz el ‘paraíso de las frutas’. Todo eso sin contar que nuevos vecinos del Parque Nacional Amboró, personas ‘acarreadas’ del interior del país, hace meses, posiblemente años, igualmente estaban (y seguramente están) metiéndole a la coca. En pequeña escala pero sumando un ‘cato’ por aquí y otro por más allá, se hace una cantidad nada despreciable. 

Por todo ello es que las factorías de cocaína que operan en la espesura de la selva y en lugares estratégicos de las ciudades, continúan elaborando esta maldita droga para desgracia de los bolivianos y de todos los habitantes del planeta, habida cuenta de que Bolivia es el tercer país productor del mundo. Como prueba ahí están los frecuentes decomisos del alucinógeno unas veces en territorio nacional y otras en el exterior, desde 500 gramos hasta 500 kilos, o más todavía. Lo peor de todo es que la fabricación del alcaloide y su consiguiente tráfico no tienen miras de acabar o al menos disminuir, principalmente porque la coca excedente abunda y está al alcance de quienes se dedican al infame negocio. ¿El gobierno? No estimula otros sembradíos y aplaude a los cocaleros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: