Posteado por: Carlos Tito | 26 diciembre, 2007

UN TERRORISTA APODADO “CHATO” (8va. Parte)


Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz.
CI: 2819542 SC.

Con referencia a las explicaciones del inhumano “Chato” Peredo, la verdad era otra y muy distinta, de acuerdo a investigaciones realizadas por los familiares de las víctimas y de algunos universitarios de San Simón ajenos al extremismo, se conoció que Elmo Catalán Avilés y Jenny Coello Echalar, efectivamente pertenecían al llamado Ejército de Liberación Nacional; pero, cuando se casaron y ella tuvo la evidencia de que esperaba a su primogénito, su manera de pensar cambió ya que no podría actuar como cuado era soltera y su obligación moral era velar por el hijo que llevaba en sus entrañas.

Elmo Catalán Avilés, pese a ser un militante curtido en las luchas marxistas y combatiente disciplinado de organizaciones clandestinas extremistas, no dudó en compartir responsabilidades con su esposa y de común acuerdo pidieron una reunión con la jefatura del “ELN”, en Cochabamba, exteriorizando su situación y su deseo de aislarse definitivamente de la organización, prometiendo formalmente que en ningún caso revelarían su vinculación con el “ELN”. Pero los terroristas no aceptan explicaciones de renuncia, por considerarlas como deserción y por ello les negaron el licenciamiento categóricamente, pero los esposos afirmaron que de todos modos se consideraban ajenos a la organización y ya no acatarían más sus directivas.

Motivo más que suficiente para que los apresen en el acto y a partir de ese mismo instante fue una pesadilla para la infeliz pareja. Para que cambien de criterio los torturaron, los golpearon sin misericordia, hiriéndolos salvajemente hasta provocar su deceso. Uno de los que más se ensañó con la pareja, fue Aníbal Crespo Ross dirigente del “ELN”, que pactó con los demás para inculparse de las muertes, en un intento por salvar la situación perjudicial por la que atravesaba el grupo terrorista. Una declaración posterior del “ELN”, dice textual: “A raíz de esto, al mediodía del 8 de Junio, Aníbal Crespo Ross, traicioneramente y con alevosía ultimó a balazos a Ricardo (Elmo Catalán) y Victoria (Jenny Koeller)”, más adelante sin tomar en cuenta las versiones que ya circulaban, dice el “ELN”: “Cualquier otra versión en cuanto a los motivos o la forma de sus muertes es completamente falsa”.

Pero todo lo que dijeron o lo que explicaron los miembros de la plana mayor de los extremistas, carecían de valides frente a los hechos acaecidos. En primer lugar, es absolutamente increíble que un solo individuo hubiera podido torturar y finalmente victimar a dos personas jóvenes y fuertes, lo sorprendente es, que había otros militantes del “ELN” en la misma casa que escucharon los disparos pero increíblemente no oyeron los gritos ni los lamentos de las víctimas, permitiendo impasibles que la sádica acción se cumpliera.

Finalmente, aquello de que las dos víctimas hubieran sido muertas con varios disparos de revólver fue desmentido reiteradamente por los médicos forenses. El médico Alberto Guzmán, ante el periodista y hermano de una de las víctimas, Gustavo Catalán Avilés y varios reporteros, dijo textual: “El cadáver de Elmo Catalán Avilés no presentaba ningún impacto de bala y ninguna violencia en las muñecas”. Lo mismo dijo del cadáver de Jenny Koeller, “que no tenía ningún impacto de bala”. Posteriormente se descubrió que el médico Alberto Guzmán y su esposa pertenecían al “ELN”

Un nuevo crimen, inútil, sádico e inexplicable. Pero, así era el comportamiento irracional del llamado Ejército de Liberación Nacional: arbitrario, violento y poseído de la idea, que solo con el terror y el crimen podían solucionar los problemas y remediar las situaciones difíciles. Dos víctimas más en la larga lista de víctimas del terrorismo rojo, que por ese entonces empezaban ya, a considerarse dueños del país. Posteriormente las declaraciones formuladas en la ciudad de Cochabamba, por elementos terroristas capturados, delataron muchos aspectos de la organización pero no fueron exactos, toda la culpa del doble asesinato se lo atribuyeron a Aníbal Crespo Ross, cuando la verdad es que varios “guerrilleros” y dirigentes importantes del “ELN” estuvieron en el lugar donde brutalmente ajusticiaron a los esposos Catalán-Koeller, por el solo delito de querer apartarse de la organización terrorista………………………

Continuará.

Santa Cruz de la Sierra 20 de Diciembre de 2007.

Amable lector, agradezco y autorizo su publicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: