Posteado por: Carlos Tito | 4 enero, 2008

UN TERRORISTA APODADO “CHATO” (9na. Parte)


 
Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz.
CI: 2819542 SC.

El 20 de Junio de 1970, los bolivianos en general y los extranjeros en particular fueron sorprendidos con la noticia: del inicio de acciones “guerrilleras” por segunda vez en el territorio nacional. En efecto el día 19 se produjeron las primeras escaramuzas en la región de Teoponte, provincia Larecaja del Departamento de La Paz . Se trataba de una operación beligerante, osada e irracional, planeada por algunos “estrategas” del Ejército de Liberación Nacional, que lograron arrastrar al teatro de operaciones a decenas de jóvenes incautos desconocedores de la zona, sin preparación alguna en tácticas guerrilleras y sin saber siquiera la misión que cumplirían y en que condiciones.

Gran parte de la responsabilidad del sacrificio y la muerte de esa juventud, idealista, generosa y sin experiencia la tuvieron los tres principales dirigentes de la Universidad paceña de aquel entonces: el rector Oscar Prudencio Cosío; el secretario general Rolando Costa Arduz y el tesorero Carlos Carvajal, que abusivamente adquirieron armas y vituallas malversando fondos de la UMSA, además pusieron a disposición de los engañados adolescentes vehículos de la misma Universidad.

El 18 de Junio a las 8 de la mañana en los tres vehículos de San Andrés, dos camiones y una camioneta el terrorista Osvaldo “Chato” Peredo Leigue, guió a un grupo de jóvenes ingenuos hasta la localidad de Caranavi, donde aparentemente llevarían adelante una campaña alfabetizadora. El 19 de junio en la madrugada, la expedición de los dizque alfabetizadores empuñaron las armas e iniciaron las hostilidades, tomando por sorpresa la pacífica población de Teoponte, donde capturaron a dos técnicos alemanes que manejaban la draga de la South American Placers, los llevaron monte adentro para exigir a cambio de liberarlos, el indulto de diez “políticos” comunistas. En cumplimiento a un arreglo por ambas partes, el gobierno puso en la frontera a los diez presos comunistas y los inexpertos “guerrilleros” pusieron en libertad a los dos alemanes secuestrados.

A partir del intercambio de prisioneros, la aparente “guerrilla” se convirtió en una vía crucis aciaga e inexplicable para esos jóvenes engañados por el perverso “Chato” Peredo jefe del tenebroso “ELN”; sufrieron todos los padecimientos intolerables en un terreno agreste, inhóspito y desconocido, desde el calor sofocante sin previa aclimatación, hasta el hambre y la sed por imposición de un enajenado, dizque para templar el carácter de los infelices jóvenes, que desde un comienzo dieron muestras de extrema flaqueza.

Después de diez días de iniciadas las escaramuzas, se supo que sucumbieron varios “guerrilleros”, Adolfo Quiroga Bonadona, Juan José Saavedra, Adolfo Huici, Antonio Figueroa entre otros, los que no murieron en los escasos enfrentamientos con los militares, perecieron por hambre y sed o ejecutados por sus propios compañeros, en actos de “justicia revolucionaria” que horrorizan por su crueldad. Así los componentes del Ejército de Liberación Nacional anduvieron por la selva derrotados, desmoralizados, hambrientos y lo que es peor atrapados en sus propias flaquezas, comprobándose que todo lo planeado por el “Chato” Peredo y sus cómplices, simplemente fue por publicidad y figuración.

Lo destacable fue la acertada disposición de las Fuerzas Armadas, al no permitir el ingreso de periodistas a la zona declarada en emergencia; sin propaganda el “ELN” era nada; sumada la repulsa de los campesinos y sin el apoyo de los cobardes terroristas de escritorio, camuflados en altos cargos gubernamentales estaban liquidados, moraleja ¡La experiencia de Ñancahuazú a los “estrategas” de Teoponte, no les sirvió de nada!.

Al comprobar su derrota el “Chato” Peredo, dejó a sus hombres en el monte; abandonando a ocho “famélicos” seres y a dos más que eran parte de la avanzada a su suerte, ávido por salvar su inmundo pellejo el desalmado “Chato” secundado por su compinche y paisano Mario Suárez Moreno, !huyó del lugar furtivamente como los cobardes!, en dirección a Tipuani para refugiarse en la casa de un médico de apellido Iglesias, allí el “jefe” de las supuestas “guerrillas” fue capturado como lo deseaba, por elementos encargados de vigilar la zona , una vez detenido fue conducido a la ciudad de La Paz, para su respetivo procesamiento…………

Continuará.

Santa Cruz de la Sierra, 28 de Diciembre de 2007.

Amable lector, agradezco y autorizo su publicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: