Posteado por: Carlos Tito | 1 marzo, 2008

Los radicales del proceso boliviano


Publicado el 11 de February, 2008 en Internacional

El proyecto político conducido por Evo Morales y Álvaro García Linera hace aguas por donde se mire. El pueblo boliviano había apostado por la promesa de cambio: aymaras, quechuas, cambas y chapacos esperaban que Evo convocaría a la confluencia democrática de intereses disímiles pero complementarios de manera diferente que lo que habían intentado los políticos “tradicionales” hasta el 2005.

Sin embargo, a la mitad de la gestión, los resultados no llegan ni a la rodilla del gobierno. La supuesta nacionalización del petróleo no nacionalizo nada, la economía real cae en picada pese a los precios sin precedentes de los minerales e hidrocarburos exportados, la inversión neta es negativa, y el futuro económico se ve con escepticismo. El discurso de quien pretende ser victima permanente de oligarcas invisibles ya no cala en los bolivianos, sino mas bien mella su inteligencia. La burda intromisión de intereses extranjeros llega a extremos insospechables. La incompetencia política y operativa de los miembros del gabinete así como la jerarquía administrativa solo compite con su deshonestidad y franca destrucción de la estructuras de un Estado democrático que el gobierno dice defender. Un tercio de los bolivianos ha votado con sus pies migrando a otras naciones el continente y a Europa, debiendo laborar en condiciones indignas. El único discurso del régimen es el de la confrontación, la división de los bolivianos, en los términos mas nefastos que el presidente de las federaciones de cocaleros del Chapare y jefe del gobierno ha practicado: la mentira, la mezquindad, y el ultraje a la dignidad de las personas. Siembra vientos y cosecharas tempestades, y esa miseria mezquina comenzamos a cosechar los indígenas bolivianos.

En el frente político el gobierno no logra generar cohesión ni ofrece una visión de futuro. La confrontación también ocurre al interior del MAS, aunque bien aceitada con los muchos dólares de coimas que se destinan a asambleístas y miembros del congreso, así como a generales y militares burdamente comprados en el país mas pobre de Sudamérica. Parafraseando a Víctor Paz Estenssoro, Bolivia se nos muere, mientras los intereses brasileños y chilenos en el gas y en los recursos naturales esperan el momento oportuno para el jaque mate a una nación cruelmente dividida.

Como consecuencia de la desafortunada política boliviana, y la próxima recesión económica en algunos países desarrollados, asi como las crecientes ambiciones de los vecinos regionales, y en especial la soberbia irresponsable del comandante caribeño, a estas alturas es casi inevitable un incremento del grado de conflicto, la secesión autonómica de seis de los nueve departamentos, y la atomización de Bolivia en parcelas fácilmente controladas por países vecinos. El pueblo muere de hambre pese a las promesas demagógicas de Evo. La creciente inflación y el descontrol enriquecen a los amigos del régimen, mientras empobrece trágicamente a las grandes mayorías que inocentemente creímos que los discursos de Evo y Choquehuanca nos devolverían la dignidad.

La emancipación, decían los cobistas de cepa, solo será lograda por los trabajadores y los pobres por si mismos. No será conseguida por emisarios venezolanos o asesores de la dictadura cubana, ni menos por el narcotráfico, el único sector que claramente se beneficia de la destrucción del Estado boliviano. Los bolivianos y la comunidad internacional deben identificar liderazgos auténticos, diferentes del infantilismo tutista, dirigentes regionales, y de cierto empresario cementero. El alcalde de Potosí puede convocar a la unidad nacional, o mejor aun un estadista de la talla del aymara Víctor Hugo Cárdenas. Aun es tiempo de salvar a Bolivia.

En época de inundaciones cuya causa públicamente se denuncia como de los países desarrollados por nadie menos que el canciller boliviano (si llueve es por los gringos y si no también), el proyecto político de Evo Morales definitivamente hace aguas.

Autor: Mario Mamani Quispe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: