Posteado por: Carlos Tito | 12 julio, 2008

Un idiota llamado Hugo Chávez


Jorge Ramírez Fernández* / Soberania.org – 09/07/08

Escribo éstas líneas inmediatamente después de oír los rebuznos proferidos por nuestro inefable Presidente a su llegada a Argentina, en los que amenazaba, como es su cantinflérica costumbre, con expulsar de Venezuela a todas las inversiones europeas, si en algún país del viejo continente se maltrataba a algún venezolano o latinoamericano, a propósito de la directiva de retorno aprobada por la Unión Europea. Imaginemos si a las ya escasas inversiones extranjeras que tienen asiento en Venezuela, las restamos las que expulse el pintoresco personaje al que la habitual irresponsabilidad de los venezolanos elevó a la Primera Magistratura. Las consecuencias serían funestas. La inflación ¿hasta donde llegaría? ¿Y el desempleo?

Cuando vemos que el precio del barril de petróleo se ubica por encima de los 140 dólares, y los ingresos petroleros triplican lo previsto en nuestro presupuesto, y sin embargo, la amenaza del hambre, la sub-educación, las enfermedades, la delincuencia incontenible tienen cercados a los venezolanos. Nos preguntamos: ¿Qué está pasando? ¿Dónde están los reales?

En cuatro años, el General Isaías Medina Angarita dirigió un gobierno extraordinario en realizaciones. En el trienio 1945-1948 Acción Democrática llevó la obra del gobierno a todo el país. En la dictadura perezjimenista se construyeron innumerables obras que marcaron un rumbo claro al desarrollo económico del país. Y en los diferentes gobiernos de la era democrática de 1958 a 1998, cada uno de ellos de escasos cinco años de duración, se pudieron ver resultados tangibles, y eso con menguados ingresos petroleros.

Ahora que tenemos un gigantesco caudal de ingresos, que manejados racional e inteligentemente podrían canalizarse para construir sin dificultad económica los dos millones de vivienda que requiere el país. Los 50 hospitales de primera que le garanticen a los venezolanos la certeza de que no morirán inermes, de mengua. La dotación y constitución de un poderoso sistema de seguridad personal que le ponga freno a la delincuencia. Los cientos de locales educativos debidamente dotados  y acondicionados que requieren nuestros jóvenes para recibir la mejor educación posible y no las baboserías seudo-socialistas, que la estrecha mentalidad de los esclavos de ideologías fracasadas pretenden imponerles.

Antes que comprometer nuestra política exterior con posturas afines a los narcoterroristas y que  espantan a la gente seria que quiere invertir en Venezuela o conocer sus bellezas y que siembran una desagradable imagen en el mundo, deberíamos abrir nuestras puertas a la inversión y al desarrollo de todas nuestras potencialidades industriales, petroquímicas, petroleras, turísticas y de toda índole.

Una verdadera maldición es lo que está sufriendo Venezuela actualmente. Su principal producto de exportación no es hoy el petróleo, ni materia prima alguna. Es el talento humano, nuestros jóvenes mejor preparados.

Queremos una Venezuela donde los venezolanos podamos vivir en paz y con comodidad. Desarrollar nuestros talentos, ideas y construir nuestros sueños. Quienes creemos que la riqueza petrolera debe invertirse en Venezuela para tener un país mejor, sin ningún tipo de carencias o necesidades nos encontramos con un grave obstáculo. Nuestras esperanzas de redención huyen espantadas por un idiota llamado Hugo Chávez.

[*] Jorge Ramírez Fernández / C.I.  V-8.323.315 / E-mail: jorgeramirezfernandez@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: