Posteado por: Carlos Tito | 22 agosto, 2009

La captura del Estado


22/08/2009 – 02:58:44

“Hacia la narcopolítica en Bolivia”
En los procesos económicos, a fin de acaparar poder, se utiliza la estrategia de la captura del regulador, esto implica tomar el control del ente regulador y legal para eludir los controles y regulaciones a las que estas empresas deberían estar sometidas dentro de la institucionalidad de un Estado Democrático.

La captura del regulador por lo general conlleva al tráfico de influencia, el uso de información privilegiada, barreras de entrada a nuevos competidores, como consecuencias monopolios, privilegios legales o –en su caso– influenciar en el proceso legislativo para crear ventajas “legales” y “legítimas” a su sector; que por lo general va acompañado con la corrupción en los estrados judiciales; en fin todo beneficio que pudiera favorecer los intereses del actor dominante o empresa.

Hoy nos encontramos ante un nuevo concepto económico y político dentro del narcotráfico, que es la captura del Estado.

En Bolivia, la del presidente Evo Morales, se han dado todas las condiciones e incentivos para que el narcotráfico logre capturar democráticamente al Estado Boliviano. El Estado Boliviano se encuentra, o está por serlo, capturado por el narcotráfico.

Para este fin, en primera instancia, el poder político ha sido capturado por un sector de interés en Bolivia, que son los campesinos cocaleros a los cuales representa el presidente de Bolivia, quien casual y extrañamente es también el presidente de las seis federaciones de productores de coca más grandes que tiene Bolivia.

Si vemos los índices del crecimiento de los cultivos de la hoja de coca, los índices de aumento de producción de cocaína y pasta base de la cocaína en Bolivia, el mundo y la comunidad internacional deberían estar alarmados. Desde que Evo Morales asumió la Presidencia –en el 2006– la producción de hoja de coca creció 20 por ciento y la producción de cocaína se incrementó en  65 por ciento, cifras de crecimiento exponenciales. Además, las detenciones y las sanciones efectivas hacia los cárteles o narcotraficantes han sido inversamente proporcionales a los anteriores datos; es decir, han decaído las sanciones judiciales efectivas y las aprehensiones in situ.

En Bolivia todavía no se ha industrializado el gas, promesa de campaña del gobierno de Morales, pero si la coca. Los cárteles han importado las más avanzadas tecnologías para su producción, donde no se encuentran grandes fábricas sino micro empresas con gran capacidad de producción.

Estadísticamente la generación económica de este sector daría a pensar que se han mejorado las condiciones de vida de los ciudadanos en los lugares donde se cultiva la hoja de coca, puesto que campesinos pobres compran varios microondas y lavadoras industriales, además de autos lujosos (sobre todo 4×4). En realidad los equipos electrodomésticos no son usados para el uso domestico sino para el empresarial del narcotráfico. 

Hoy los cárteles de narcotraficantes que están siendo perseguidos en Perú, Colombia, México o Brasil, tienen un paraíso terrenal y fiscal: el Estado Plurinacional de Bolivia, lugar donde se mueven tranquilamente. Los costos de oportunidades y transacción en Bolivia son mínimos y la persecución Estatal con la correspondiente sanción punitiva de aquellos delitos de igual manera. Existe mucha probabilidad que un gran narcotraficante no sea detenido, quienes si engrosan las filas en las cárceles bolivianas son las famosas “mulas”, que también sirven como medio para desviar la atención de las autoridades policiales quienes detienen e incautan pequeñas cantidades de estupefacientes mientras el grueso de la droga sale libremente por los cielos bolivianos. 

Existe un privilegio constitucional en Bolivia, que incentiva a los narcotraficantes para la producción de la hoja de coca, con la reforma ilegal que consiguió Morales a través del referéndum constitucional aprobado en enero del 2009 –la misma reforma que quiso hacer Mel Zelaya en Honduras. El artículo   384 de la Constitución de Morales dice: “El Estado protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión social; en su estado natural no es estupefaciente. La revalorización, producción, comercialización e industrialización se regirá mediante la ley”.

La campaña para la reelección de Evo Morales será financiada, a declaración de él, por las donaciones que harán todos los productores cocaleros de varias miles libras de hoja de coca por campesino, en las presidenciales a realizarse el 6 de diciembre de este año.

Asumiendo que ningún productor estuviera ligado directamente con el narcotráfico la pregunta que debemos hacernos es ¿Si el narcotráfico disminuiría, quienes se verían afectados social y económicamente en Bolivia? ¿Los consumidores? No lo creo, porque el mercado interno es muy pequeño. Los grandes cárteles de la droga, por supuesto.

Existe un conflicto de intereses entre lo que represente Evo Morales como presidente de un país y como defensor a ultranza del sector que lo hizo presidente. Es decir, indirectamente están protegiendo al narcotráfico (lo otro no podemos aseverarlo con certeza). Si se cae la producción de hoja de coca, se cae el narcotráfico, si esto sucede se cae Evo Morales por no proteger y defender al sector que representa, los campesinos cocaleros.

El problema no termina ahí, sino recién comienza. El Chapare, lugar fuerte de Evo Morales y donde se produce la mayor cantidad de hoja de coca –cabe recalcar que esta no es apta para el consumo humano– empiece a expandir su control político y electoral en el país; o en su caso los cárteles de narcotraficantes empiecen a financiar directamente las campañas políticas (si es que ya no la estuvieran haciendo) para tener influencia en el parlamento, municipios y/o gobernaciones. Por ahora, sería solamente al partido de gobierno que defiende al sector que les provee las materias primas, pero luego eso ya no le interesará a los carteles. Evo Morales será descartado por los mismos cocaleros o por los grandes industriales del sector.

Cuando se logre completamente la captura del Estado por el narcotráfico, a estas organizaciones criminales dentro del razonamiento económico, no les interesará financiar a los partidarios o grupos afines a Evo Morales, sino también a la de sus opositores, sean de izquierda o de la derecha. A los cárteles sólo les interesará capturar al Estado y defender sus intereses corporativos como lo haría cualquier holding internacional.

El libre mercado del narcotráfico en Bolivia está a su máxima expresión, no pagan impuesto, reducen el control del estado, no tienen fronteras y por si fuera poco se han transnacionalizado. Al analizar la geopolítica latinoamericana habrá que preguntarse ¿Cuán interesante pueden ser los nexos sin control aéreo entre Bolivia, Venezuela, Ecuador, Cuba y Nicaragua para los cárteles? ¿Qué se podría estar comerciando tanto dentro del ALBA? o ¿Qué podrán estar llevándose las cargas de los aviones Hércules venezolanos que constantemente arriban y salen de tierras bolivianas?

Parece ser que todavía la imagen del indígena que ha construido es mucho más fuerte que la realidad que vive Bolivia. No hay que olvidar que Evo Morales recién hace 6 años reivindicó y se apropió del discurso político del indigenismo, en ese entonces solamente representaba a los productores cocaleros. Morales no es más que un mestizo como lo somos muchos latinoamericanos, a quienes la constitución aprobada por su régimen les ha negado el derecho de la construcción histórica del mestizaje.

El proyecto de construcción ascendente del poder, a palabras del vicepresidente de la república de Bolivia, el ex guerrillero del MRTK Álvaro García Linera, consta en crear derechos de unos ciudadanos sobre otros, de la clase social y política calificada como “indígenas campesinos y originarios” –que en su mayoría están agrupados entorno al proyecto de Morales–  sobre los blancos y mestizos de Bolivia.

Hitler no logró constitucionalizar su racismo en la Alemania Nazi, Evo Morales sí. Luís García Meza, dictador de Bolivia cuando el narcotráfico estuvo en su auge, y su Ministro Luis Arce Gómez –actualmente recluido en el penal de Chonchocoro de Bolivia– no lograron la “captura del Estado”, menos aún del poder total en Bolivia cuando este dijo que todos los bolivianos deberíamos andar con nuestro testamento bajo el brazo; Evo Morales parece que está a punto de terminar de capturar el Estado y del poder total en Bolivia.

http://warrazola.blogspot.com/2009/08/la-captura-del-estado.html

* Diputado Nacional
Lic. Ciencias Jurídicas
Magister en Derecho, Economía y Políticas Públicas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: