Posteado por: Carlos Tito | 23 enero, 2010

La coronación


Pedro Shimose

2010 es, según el calendario chino, el Año del Tigre. Según mi calendario plurinacional, es el Año del Gato. Lo que aún no sabemos es de qué gato se trata: ¿gato persa?, ¿gato de Angora?, ¿gato con botas?, ¿‘El gatopardo’? Ayer, mientras los cuatro gatos de la oposición huían escaldados del agua fría, los movimientos gatunos coronaban al Gatazo Evo I entre las ruinas de Tiwanaku y en medio de ronroneos populistas y maullidos indigenistas.
Allí estaban, aplaudiendo, los gatos persas, representantes del explosivo gato nuclear iraní; los gatos ‘chavistas’, felices de que no haya agua para la ducha en Venezuela, pues los gatos prefieren lavarse a lo gato, a lametazos; los gatos pekineses con sus aviones y satélites de nombre aimara; el gato viejo de Brasilia y sus gatos sindicalistas, y el ‘padre’ Fernando Lugo, presidente de Paraguay, con sus ‘gatitos’. Sorprendieron la ausencia de Cristina Fernández, que anda maullando por los tejados de la Casa Rosada y la presencia de la paceña María Otero, representante del ‘negro Obama’.
Antes de iniciarse el ritual de coronación de Evo I, un gato negro cruzó por el templo de Calasasaya y todos se alarmaron, incluidos los pollos de granja que no decían ni pío. Mala señal para el Gatazo, que ha perdido la magia de hace cuatro años. En plan exorcista, los pelagatos elevaron sus plegarias cocaleras a la Pachamama para ahuyentar terremotos en la economía de la ALBA, cataclismos políticos como los de Honduras y Chile, y batucadas como las que se anuncian, en Brasil, ante el temor de que a Lula le echen el gato a las barbas en las elecciones de octubre (por la noche, los conversos al masismo desfilaron gatunamente, demostrando que los gatos tienen siete vidas y siempre caen de pie. De noche, ya se sabe, todos los gatos son pardos).
Pero las ‘gatoenegés’ ya no maúllan de entusiasmo, como antes. El gatuperio de los presuntos terroristas del hotel Las Américas, de Santa Cruz, los tiene en la gatera. “Hay gato encerrado”, ronronea la opinión pública europea, mientras le busca tres pies al gato y oye estupefacta los maullidos racistas del Gatazo ‘indio’ contra ‘el negro Obama’ por no darle una patada en el trasero a los ‘k’aras’ (blancos) de Estados Unidos, tal como él se la propinó a los ‘k’aras’ de Bolivia.
Otro revés gatuno fue la elección del ‘indio’ Marcial Fabricano como uno de los 100 personajes del Año, según el diario español El País. El mérito de Fabricano fue defenderse como gato panza arriba al ser arañado por la gatería masista en plena campaña electoral. Para colmo, al Gatazo no le dieron pelota en la Cumbre de Copenhague y lo mandaron a la calle con su gato siamés bolivariano, lo cual demuestra que no somos lo que creíamos ser y que nos han puesto en el lugar que nos corresponde.
Por muy eficiente que sea la propaganda, con la economía no se juega. El Gatazo promete llevarse el gato al agua y afirma estar preparado para gobernar, después de cuatro años de gateo. Veremos si nos sigue dando gato por liebre, aunque la realidad es tozuda. La economía andará a gatas porque el Estado crea ‘gatocracia’, pero no genera empleo productivo. Como dijera un experto en felinos: “No hay pegas para todos los gatos”. En el Año del Gato, ¿quién le pondrá el cascabel al gato? La fiesta continúa y sin oposición.    // Madrid, 22/01/2010.
 
* Escritor
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: