Posteado por: Carlos Tito | 14 julio, 2011

Peligroso experimento con la justicia boliviana


Jimmy Ortiz Saucedo

¡Es mucha irresponsabilidad jugar con la justicia! En ella descansan las garantías de la libertad, los bienes y la democracia de un país civilizado.

Este experimento plurinacional, único a escala mundial en ‘elegir’ por voto popular a las altas autoridades del Poder Judicial, fue un invento de la Constitución de La Calancha. ¿Por qué será que ningún otro país lo hace? ¿Será que somos los únicos inteligentes?

El galimatías en que estamos metidos hoy para implementar este desatino nace de una Constitución creada con la imposición, las muertes de Gonzalo Durán, José Luis Cardozo y Juan Carlos Serrudo en Sucre, las ‘sugerencias’ de iluminadas ONG que experimentan con países pobres, como si fuéramos conejillos de Indias, y la ignorancia de muchos constituyentes que no sabían lo que aprobaban. Evo Morales hizo aprobar a sangre y fuego un mamotreto contradictorio e inaplicable que ni ellos mismos cumplen. Este es el problema de fondo.

Aunque debemos recordar que Beni (67%), Santa Cruz (65%), Pando (59%) y Tarija (56%) rechazaron la Constitución y en Chuquisaca se logró un 51% a favor, hubo un empate técnico. Casi un 40% del país votante se opuso. Con esta estructura de votación se debió ampliar la Constituyente buscando un consenso mayor. Pero claro, esto lo hacen gobiernos de buena fe. Gobiernos que quieren construir un país para todos, sin odiosas discriminaciones. Así Bolivia no es ni será viable.

Los departamentos que votamos en contra, el oriente y el sur del país, no nos sentimos parte de esta Constitución. Esta es una Carta Magna solo del occidente.

No la sentimos como propia. En países federales basta que un estado vote en contra para que la Constitución no se aplique. Y es lógico, una Constitución es la máxima norma del país, tiene que ser aprobada por consenso mayoritario, no con una leve mayoría. Únicamente este consenso genera un país verdadero, lo contrario será vivir de revolución en revolución, de refundación en refundación. El eterno comienzo de una Bolivia que nunca comienza.

El país se ‘incendió’ durante su elaboración, igual que se está incendiando hoy con su aplicación. Tendremos una elección de candidatos que no podrán ejercer su derecho humano a la libertad de expresión. El pueblo votará obligado por las leyes y ciego por la falta de información. ¡Qué tal! ¿Esto es democracia?

El Gobierno de Evo Morales piensa que el pueblo boliviano es tonto. Ya todos nos dimos cuenta en qué consiste su pantomima de ‘elecciones’. De lo que se trata es de validar a un grupo de abogados masistas que definirá con sus 2/3 en el Parlamento.

La verdadera elección será en el Congreso. El pueblo boliviano será llamado a las urnas sencillamente para formalizar esta triste mascarada de la ‘democracia’ tercermundista. Les aseguro que serán altos los niveles de abstención, de votos nulos y blancos. Y Morales seguirá gobernando ‘obedeciendo’ al pueblo. El presidente Morales no puede perder el Poder Judicial, es el pivote de su revolución ‘chavista’. Lo necesita para seguir judicializando la política como su arma más efectiva contra la oposición y para poderse reelegir.

Solo hacen elecciones democráticas los demócratas. Los autócratas hacen teatro.

* Ingeniero agrónomo,
jimiortiz@cotas.com.bo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: