Posteado por: Carlos Tito | 22 octubre, 2011

Si fueran griegos


2011-10-14 – 23:43:26

Humberto Vacaflor Ganam

Si los caminantes hubieran partido de Delfos y no del Beni, si hubieran atravesado el desfiladero de las Termópilas en lugar del cruce Yucumo, si el rey enemigo se llamara Darío, y si sus cronistas fueran Homero o Esquilo, en lugar de simples periodistas, esta marcha sería mitológica.

Estos legendarios caminantes no son de Esparta, sino de las llanuras benianas, no han atravesado el mar Egeo, sino los ríos -por momentos mares- de la amazonía. No fueron atacados por hordas persas, sino por furiosos soldados de las mafias de la coca. No fueron asediados por encantadoras sirenas, sino por enviados del rey déspota y cínico. Sólo hablaron con una senadora que jamás podría ser tomada por una sirena.

Estos caminantes no son griegos, sino bolivianos, aunque dignos de figurar en las mitologías.

Pero no quieren homenajes ni reconocimientos: sólo quieren salvar la naturaleza. No buscan figurar en famosas obras literarias y menos en tragedias griegas.
Sospechan que, al fin y al cabo, como lo dejó escrito para que lo escuchemos con nuestros ojos don Francisco Quevedo, los antiguos griegos sólo fueron “aduladores de sí mismos”.

Nuestros caminantes no quieren que ningún cronista hijo de Zeus, como definen los griegos a Homero, relate sus hazañas. El estilo de ellos es el de Ghandi, el ejemplo supremo de la modestia. El que conducía a sus compatriotas a enfrentar, descalzos e indefensos, a los grupos de choque del imperio británico, un imperio que en otro momento, causalidad, traficaba con otra droga, el opio.

Lección: los imperios que trafican con drogas son despiadados con quienes pretenden perjudicar el negocio.

La marcha atravesó selvas de mentiras y de calumnias, de traiciones y perversidades. El rey déspota mandaba a detener la marcha con sus hordas y luego se burlaba de ella, diciendo que no era una marcha, porque no avanzaba.

Todo el poder mediático del rey perverso fue puesto en juego para decirle al país que los caminantes querían frenar la explotación del gas natural del Aguaragüe. Una mentira que fue repetida muchas veces pero que, al contrario de lo que había dicho Goebbles, no se convirtió en verdad.

Y luego el poder déspota mandó un ejército despiadado a atacar a los caminantes. Las crónicas, hechas con la tecnología del siglo XXI, denunciaron al mundo la brutal acción.
Pero los caminantes se reagruparon y retomaron la marcha. No habían sido dispersados ni habían perdido las brújulas.
Los caminantes saben que deben llegar al destino que se han propuesto. Ya ni siquiera esperan que el déspota los escuche. Saben que allí está la libertad.

Ahora se acercan a Troya. Están dentro de un enorme caballo que se llama dignidad. No quieren dañar la ciudad, como hizo el griego Agamenón, porque saben que la ciudad los quiere. Saben que la han conquistado antes de llegar. Saben que el rey déspota y cínico se siente acorralado por unos caminantes descalzos, que vienen a poner en riesgo su poder absoluto.

Homero hubiera escrito mucho mejor esta historia aunque con demasiadas adulaciones.
Vacaflor.obolog.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: