Reminiscencias

CANTO A LA JUVENTUD

Por: Oscar Unzaga de la Vega

PRESENTACIÓN

Guijarro de la montaña andina
Gota de sangre indígena,
Ceniza de mis mayores muertos,
Levanto yo mi canto para la Patria mía
Cal de mis propios huesos
y hierro de mi sangre.
El soplo de la Patria está delante de las pupilas
Adentro, en los más hondos capilares
y cuando sale afuera
Es por la puerta sangrante de una herida
O por la ventana de luz de un nuevo himno.
 
El soplo de la Patria somos nosotros mismos
Como eslabón fugaz de una cadena intérmina.
 
Somos ayer
Por que el caudillo indígena y el capitán hispano,
Mezclados en cenizas y en pasado,
Se asoman a mirar por nuestros ojos
Como la raíz se asoma por los tallos.
 
Somos hoy
Porque el hombre es a la tierra madre
Como el feto a la placenta,
Como el infante al seno,
Como el polvo al camino.
 
Somos mañana
Porque al cantar la Patria Nueva
Se asoma a la garganta.
Porque el rumor de nuestra voz
Es ansia de nuestros propios hijos
Y no sabemos cuándo terminara el padre
y dónde empieza el hijo.
 
El corazón del hombre es camposanto
De sus esfuerzos y sus ansias,
Y todo lo entierra menos la esperanza.
Es que el mañana –sangre de nuestros hijos-
Se llama la esperanza.
 
Ese soy yo.
Guijarro de la montaña andina
Que canta al Ande.
Gota de sangre indígena,
Canto a la raza que es flor de historia.
Ceniza de mis mayores muertos
Hablan por mí, los que fueron
Para aquellos que habrán de venir.
Canto a Bolivia
En su gloria mayor, en su mayor riqueza:
Canto a la JUVENTUD.
 

CANTO

 
Lo dijo un viejo alcalde de una villa muy rancia:
Si Díos os hizo pilares
De muy altísimos techos
Seréis firmes y derechos.
¿Qué Patria puede ser más alta que la nuestra
Que Díos la puso en pedestal de piedra
Junto a la nube?
¿Y qué pilar mejor para esa Patria
Que tú, su juventud?
Firme y derecho el boliviano joven;
Como hilo de plomada su conciencia,
Como acero templado tu firmeza.
Mira la alta montaña de los lares:
es blancura la nieve sin mancilla.
Sobre granito pétreo sin blancura.
 
Así serás, ¡Oh joven de mí Patria!:
Un corazón tan firme como roca
Un corazón tan puro como nieve.
Pon la mirada y el honor en alto;
Pero pisa muy firme sobre el suelo,
Como el árbol umbroso de los valles
Que se afirma en la tierra con denuedo
Para vencer los vientos que lo mueven,
Pero eleva la savia hacia arriba
Para mirar el cielo con sus flores.
 
Ama la lucha y el trabajo.
La piel del hombre no tiene más perfume ni rocío
Que el sudor de la sangre.
La leche que bebiste de tu madre,
La savia que bebiste de tu Patria
Devuelve en el sudor de la faena honrada
O en la sangre vertida con en nombre.
 
Desprecia la inercia y la molicie
“quien no lucha no es digno de la vida”.
El agua cristalina se empantana
Si no corre o se agita en la cascada.
Toma un ideal y plántalo muy hondo
Pero muy hondo dentro de tu propia vida.
¡Es miserable el alma de algún hombre
cuyo torreón no ostenta una bandera!.
Ama a tu ideal más que a tu propia vida
No importa que la entraña se desgarre
¡Pero que nadie toque tu bandera!
 
Es más amargo el llanto de los hijos
Cuando cae, sin honra, sobre el nombre.
No te detengas nunca en el camino.
Avanza, ¡siempre avanza!
No vaciles jamás en la jornada.
 
Avanza, ¡siempre avanza!
Sé generoso con el débil
Se muy osado con el fuerte.
Ningún peligro te detenga el ánimo,
Ningún halago te detenga el brazo.
 
El hombre puede superar el mundo hostil
Y el enemigo bravo.
Nunca desmaye el ánimo y en la propia derrota
Que surja la esperanza de victoria.
Si te sientes vencido, ¡ni un minuto descanses!
Si has caído, ¡levántate otra vez!
La maldición de Hipócrates que se cumpla en ti:
“¡Que tu fe no pueda morir nunca!”.
Cuanto más duro el trance, ¡más fuerte el alma!
Si el destino te es cruel: ¡Vence al destino!
Si vacila tu fe y temes proseguir:
¡Quema tus naves!
 
¡Que nada te detenga!
Ni la promesa de una vida fácil,
Ni la voz del cariño de los tuyos
Que no quieran ideales que son riesgos.
No olvides que los suyos fueron los mismos
Que encadenaron al Quijote de la Mancha.
 
Se más fuerte que la blandura que llevamos dentro
Cuando se trata de los nuestros.
Y, sin embargo, lucha por ellos.
Por tus padres, cuya honra es la tuya.
Por tus hijos que llevarán tu nombre.
Por ellos has tu vida fecunda
En actos buenos y en hazañas nobles.
Por ellos lucha y por ellos muere,
Para darles una Patria mejor.
 
Para los padres y los hijos todos los desvelos.
Menos un solo sacrificio: Desertar.
Nunca desertes del deber.
¡Siempre en tu puesto!
No importa que maten a tu hijo como a Guzmán el bueno.
Cumple con tu deber sin que te importe
Un ardite la fama o el dinero.
No esperes recompensas que el buen hombre
Sólo cumple el deber por su conciencia.
 
Y en los puertos de escala de la vida
Ancla tu corazón para el sosiego
Y no bajes a tierra
Para buscar el oro, la codicia o el vicio,
Sino para el deleite del espíritu
En la contemplación de la belleza
O en la creación magnifica del arte.
Desprecia a aquel que abandonó la ruta,
Al hallar que es abrupta la montaña.
 
Capitán del navío de tu hazaña,
En la hora del naufragio, ¡que se salven los otros!,
Más tú, debes hundirte con tus sueños.
Y si sientes fatiga en la dureza
De una vida entregada al sacrificio:
Y el dolor te devora las entrañas,
¡Es el destino superior del hombre!:
Prometeo gigante que ha robado
El fuego de los dioses.
 
 

CONSAGRACIÓN

 
¡Juventud de Bolivia!
Superada en las ansias de tus sueños
Entrégate a Bolivia.
Ella te necesita, te reclama.
Muchas generaciones traicionaron
El espíritu de la Patria:
¡Solo la juventud puede salvarla!
¡Solo tu santa rebeldía iconoclasta!
¡Solo el valor indomable de tu brazo!
 
Juventud de mi Patria
Toma tu adarga
Y lucha hasta morir, por nuestra Patria,
Que debe ser grande, respetada y fuerte.
 
Tú llevas la bandera boliviana
Incrustada en tu vida:
Roja como la sangre redentora,
Oro como la luz de tus sueños,
Verde como tus nobles esperanzas.
 
Que la santa bandera de la Patria,
Humillada en la vergüenza y la derrota,
Resurja, como tú rebelde y alta,
Llevada hasta la gloria
Por miles de bravos corazones
¡Que son la JUVENTUD de nuestra Patria!

 


 

EL DOLOR DE MI GENERACIÓN

 Oscar Unzaga De La Vega

 “No es melancolía”, es dolor, dolor de carne y de alma; dolor que engendra y crea… El sentimiento trágico de la vida, ya lo dijeron los maestros, es lo único que puede empujar a los hombres y a los pueblos a insospechadas realidades históricas… Nuestro pueblo es un pueblo retorcido en amargura… Una tristeza ancestral y casi cósmica da la sensación de que algún hierático como la esfinge tiahuanacota influye en el al alma boliviana… Sólo que este dolor no debe irse en el suspiro de la quena, estéril históricamente, sino que debemos revolvernos las entrañas y hacer que esa amargura se vuelva puño crispado… Dentro de la cronología boliviana, podemos llamar “nuestra generación frustrada”, los que sólo hemos tenido como campo de nuestro destino y de nuestras inquietudes, el callejón de la post guerra… Esta generación ya no puede hacer nada. Brillara en nuestra literatura y en nuestra historia con nombres propios, pero no como nueva savia germinadora… Nuestro dolor es otro. Nosotros no conocimos ni una hora de gloria, ni una hora de plenitud nacional… Horizontes achatados, olores

 de cloaca y una patria horrorosamente descoyuntada sobre un pasado de significación y contenido… Una realidad presente podrida y vacía, oculta bajo su oprobio la columna ósea de nuestro destino… Ya nadie recuerda entre nosotros, que la cuna de la auténtica cultura americana floreció en nuestras alturas; que fuimos el milenario Tiahuanacu, el maravilloso Kollasuyo, la culta Charcas, el heroico Alto Perú… Sentimientos jóvenes cuajan en obras caducadas en vez de erguirse con propia energía morfogenética… El alma de nuestro pueblo no ha encontrado en el presente, la forma propia de su cristalización y vive en una forma falsa y prestada. De ahí nuestra angustia espantosa… Las naciones son conjuntos orgánicos de hombres que obran en la historia y en el tiempo como unidad: Pero nosotros apenas si somos un conglomerado de individuos que abandonados en una lucha partidista luchamos por conseguir ventajas presentes, individuales, clasistas o sectarias, pero de todos modos, fundamentalmente antinacionales, olvidando la eternidad histórica de Bolivia que es necesario salvar… Estos hombres jóvenes, cuyas pupilas claras de adolescentes se empañaron con el sordo dolor de la contienda bélica, tienen un destino de guerra. Deben sanear los pantanos con su sangre y rellenar los precipicios con sus huesos… Ya no caben treguas, ni componendas, ni elucubraciones. Sólo cabe una pasión incrustada en le alma de los mozos, es la fe en Bolivia, en la Bolivia engrandecida y renovada”.

 13 de Marzo, de 1940
Publicado en: La Prensa de Cochabamba
 
 

CANTO A LA PATRIA

Oscar Unzaga de la Vega.

Nació del tiempo eterno.
Hermana de duración, elevación de Dios y de águilas;
Para animar su vida recién imaginada,
mil valientes rindieron la suya,
amasada en sangre y lagrimas
y de sangre y lagrimas
broto pura de los causes eternos
que ya la esperaban.
 
Desde el fondo del tiempo ya la anunciaron
el pututo de Mallcus y Curacas.
La quiso para los hijos de sus hijos
el Inca Manco Capac.
la pidieron los indios con ardientes palabras,
orando arrodillados en la paz infinita
de la altipampa milenaria.
 
La quisieron de nieve y de sol,
de mar y de montañas.
La quisieron de selvas y de yermos
de salpas y de alas.
 
La quisieron de angustias y de ternuras,
de sangre y de lagrimas,
con un cuerpo imposible de piedra
y un alma emotiva de estaño y de plata.
Y Dios dijo: Sea, hacedla muy alta,
más allá de todas
conmigo y las águilas;
Así bolivianos, nació nuestra Patria
mas allá de todo, con Dios y las águilas.
 
Nacida ya en el designio y ensueño
que estremeció las almas,
hubo que hacerla sobre la dura tierra
a tajo de espada.
Con una suerte de furiosa ternura
que entre mezclaban maldiciones y plegarias
hubo que hacerla con bloque de energías
en los confines de la nada.
 
Alimentando con sangre viva
el corazón de la tierra integrada,
hubo que hacerla en la lucha
unidos en el fragor de la batalla
junto al sereno coraje de Bolívar
la furia ancestral de Pumakagua.
Así la hicieron con más sangre que tierra
tendida de montaña en montaña
aquellos vencedores de la muerte
que clavaron sus lanzas
en el costado mismo de esta tierra milenaria.
 
Sin ayer ni mañana
la hizo un galope de centauros
que llevaban la victoria en las ancas.
La hizo el amor mas fuerte que La muerte,
por mil sepulcros nació la Patria;
la fogata votiva se extinguió con el alba
durante tres centurias se velaron las armas,
mientras un redoble de cascos
sacude la tierra alborozada.
 
Se vierten de nuevo las lagrimas del Inca Yaguar Wacak
Warnes, Lanza, Padilla, Camargo, Sucre y Bolívar
Templaron en el sol sus vidas y sus espadas.
el tropel de centauros corre de sur a norte
de norte a sur
haciendo la Patria.
Construyéndola de piedra a piedra,
de fecha a fecha
entre mirajes y avalanchas.
 
Tomando de las sangrantes heridas,
oro de la tierra y verde de las llanuras
hicieron la bandera boliviana
Y cumpliendo con el mandato del Ser Supremo
la hicieron viva y solitaria.
En el silencio eterno de la cumbre más alta,
entre una polvareda de heroísmo
y en un ardiente tumulto de espadas,
la voz de mil cadáveres
desnudos, hacinados gritaban:
 
¡Compatriotas, haced con nuestros cuerpos
la escala necesaria
para llevar más alta todavía
la enseña de la Patria!
Y subió la enseña Patria izada por las manos
de los vivos
y el recuerdo de los muertos;
trepo más alta todavía
hasta la fecha santa de un 6 de agosto
suprema cumbre libertaria.
 
Y así de ternura y de furia.
De gris tierra serena
y sangre alborotada,
del último estertor de los caídos
y del primer albor de la mañana;
de los sentidos recónditos
de nuestra madre Pachamama,
de los hijos del Inca
y de nosotros los hijos de la nueva raza,
un día como hoy se hizo la Patria.
 
Esta Bolivia nuestra,
está severa tierra solitaria.
Este sueño de Dios hecho paisaje
de selvas ardorosas y de montañas blancas.
Ahora reposa en venerados sueños la espada
que duerme en lo más profundo de nuestras almas
 
custodiando el tesoro inaccesible
de las esperanzas más sagradas.
 
Giraron en el aire y se extinguieron
los ecos de clarines y campanas.
Canto de paz,
redada de infinito.
Muro que nos separa de la nada.
La Patria es ahora vida y esperanza,
Veta, trigal y fabrica,
con la sonrisa de madre que nace en cuna boliviana,
en la fe de los niños que cantan
los himnos de la Patria.
 
Grito de piedras y metales.
Ternura en las palabras.
Y en medio del desierto de la nada,
en una senda florida nace la esperanza.
¡Todo esto es nuestro, bolivianos
un resurgir pretérito de espadas.
Ternura de cariño
y sangre de palabra!
¡Bendito sea Dios por darnos tanto’.
¡Bendita nuestra bandera!
¡Viva la Patria!
 

La Paz, Bolivia 6 de agosto de 1958.


 

TEREBINTO

Por Pedro Shimose

Santa Cruz de la Sierra dolorosa
mi sangre está hecha de tu sangre
y tu martirio es mi martirio.
En tu rostro se va el beso como una huella de traición
en tus lágrimas se va el musgo de aguaceros perseguidos.
Ay Terebinto, Terebinto
crujen los huesos de los destripados
sangran los pies de los fugitivos que volvieron a los bosques
a pelear por lo que es nuestro
por lo que es tuyo madre nuestra.
Lloran las viudas sobre las moscas de sus hijos muertos.
Les sacaron los ojos.
Les sacaron la lengua.
Les cortaron los dedos
uno a uno
para que no pudieran contar los días de la venganza que se avecina
con los segundos de los minutos
con los minutos de las horas
con las horas del porvenir
con todo el rencor de nuestra soledad y desamparo.
 
Ay Dios mío, Dios mío,
desde los cerros las sombras se descolgaron y cayeron sobre el día
y rodaron por las carreteras.
A machetazos
A culatazos
quisieron doblegarte y humillarte cuando estabas maniatada
y cuando los cuervos decían: “no pasa nada”…
y los milicianos te horadaban el cráneo
y los milicianos violaban a las mujeres
aquí no pasa nada y los milicianos incendiaban arrozales
y con los milicianos se cumplía la orden de los déspotas!
 
Santa Cruz de la Sierra dolorosa y heroica
no fui un cobarde
ni me oculté ni te negué cuando te flagelaban en las plazas
y nadie se atrevió a defenderte
cuando nadie tuvo el coraje de ser hermano tuyo
cuando tus hijos se hundieron en los bosques
entre mosquitos y sanguijuelas
entre sapos y humedad y tiros!
 
Cuando te masacraron las entrañas
yo estaba allá en el Ande
junto a los que te quieren bien y te querrán desde que te querían
padeciendo lo que padecías
llorando lo que llorabas
y esperando las horas de estos versos
Ay Terebinto, Terebinto
te llevare por siempre en la memoria.

Estos versos del laureado poeta don Pedro Shimose, dan la pauta de lo que fueron las masacres de Terebinto.

 La Paz, Julio de 1958.


RENUNCIAR AL MAR ¡JAMÁS!

 Por: Carlos Tito Gallardo Lavadenz.
C.I. 2819542 SC.

Se van a cumplir 100 años del ignominioso tratado de paz de 1904, después que Chile usurpara   nuestro Litoral en una guerra injusta patrocinada por el imperialismo Inglés y que tuvo como responsables no solamente a los invasores chilenos, sino que también contó con la colaboración de algunos malos bolivianos, que tuvieron un papel fundamental en la concreción del despojo territorial marítimo encerrándonos en nuestras montañas. Sin embargo los chilenos  no tomaron en cuenta que los bolivianos bien paridos por esta patria llamada Bolivia ¡Jamás! renunciaremos a lo que nos pertenece por derecho e historia ¡EL Mar!, pese a las políticas retrógradas impuestas por los gobiernos del Mapocho y a la traición de algunos colaboracionistas bolivianos, incrustados en los gobiernos de turno causantes de daños irreparables a la economía y al progreso de nuestra patria: ¡Bolivia seguirá siendo un país estratégico y de equilibrio en el contexto sudamericano!.

Para corroborar que somos un país estratégico y de equilibrio continental transcribo, una síntesis de las páginas 7 – 8 – 9 – 10 del libro “Creación de Bolivia” de Oscar Unzaga de la Vega.

Todo boliviano que quiera sentir la realidad geográfica de su patria y la misión histórica de nuestro pueblo, debe empaparse de las ideas de Jaime Mendoza

“En el continente sudamericano, tres son los grandes factores geográficos:

El Istmo de Panamá, la Meseta Boliviana y el Estuario del Plata, todo el macizo andino por su extensión es el que opera como atadura,  los distintos grupos geográficos del continente”.

Alberto Ostria Gutiérrez, “Sostuvo que la geografía boliviana, sirve de nudo a las tres estructuras que la rodean: La peruana, la Argentina y la brasilera, por lo que ningún otro país de la América meridional se halla en iguales condiciones geográficas que Bolivia, el Brasil pertenece a los sistemas hidrográficos del Amazonas y del Plata pero no al Pacífico, la Argentina pertenece al Plata y al Atlántico pero no al Amazonas, el Perú al Pacífico y al Amazonas y no al Plata, Chile solo al Pacífico, en cambio Bolivia tiene la triple faz geográfica: Pacífico, Amazonas y Plata” las naciones son del Atlántico o del Pacífico. Bolivia tiende sus brazos de agua a los dos océanos. “De Chuquisaca de dos gotas de agua dice Gabriel René Moreno, una va al Amazonas y otra al Plata”. De esta manera Bolivia es nudo y abrazo de todo el continente, cadena necesaria para el equilibrio de esas distintas Américas que se tocan en nuestras montañas.

Julio Méndez, Sintió esa profunda emoción de américanidad y dijo esta frase que debería esculpirse en las escuelas “Si Bolivia no existiera, habría habido necesidad de crearla” es la frase que demuestra que Bolivia es indispensable para el destino continental, nunca se la enseño y sobre esta misma frase deberíamos meditar y si los diplomáticos nuestros pensaran un poco menos en ellos y sintieran un poco de amor por la Patria, podrían haber trazado una política boliviana de finalidades permanentes para nuestro retorno al mar. De este macizo andino, nódulo de América, el sabio francés D’Orbigny después de visitar Bolivia decía: “Si la tierra desapareciera quedando solamente Bolivia, todos los productos y climas de la tierra se hallarían allí, Bolivia es la síntesis del cosmos”. El propio Badía Malagrida autor del Libro “Absurdo Geográfico” afirma en su libro que; “La posición central de Bolivia le otorga un papel preponderante; merced a su privilegiada posición geográfica y esta Nación está destinada a representar un gran papel internacional en Sudamérica” prueba fehaciente de lo que dijo Julio Méndez. Esto significa la unidad de nuestro destino histórico a través de muchas edades y vicisitudes y será verdad esta frase de amargura? ¡En Bolivia todo es grande, menos el boliviano!

Mario Gutiérrez Gutiérrez destacado hombre público y diplomático escribió tres libros referente a nuestro enclaustramiento marítimo: “EL JEFE DE FSB ENFOCA LA CUESTION MARITIMA BOLIVIANA”- “SOBERANIA O ENTREGUISMO”—“LOS DERECHOS DE BOLIVIA AL PASIFICO” y afirmó “El norte chileno es el complemento de Bolivia por que Chile ve la vida del norte, mediante los recursos de nuestro país esas tierras son de nuestra patria, como lo fueron en la colonia y, en parte, durante los años de la República y si el norte chileno no puede existir sin Bolivia, es porque le pertenece geográficamente como lo revelan la realidad y la historia”

Si analizamos objetivamente lo acaecido desde 1952 y revisamos los tratados con Chile, se puede comprobar que los grandes perdedores somos los bolivianos, gracias a la ineptitud de nuestros gobernantes y diplomáticos los que no tuvieron políticas de Estado para señalarnos una ruta permanente en los problemas de nuestro enclaustramiento, es más,  durante 100 años gobernantes, políticos y diplomáticos pensaron solo en negociados y no en la Patria, por todo ello, si es que queremos revertir los daños infringidos al país, es necesario aplicar formulas curativas en lo económico y en lo político, ya que el Estado no solo padece de males económicos, también padece de un mal mucho peor y es ¡el político!, por lo que se debe encarar nuestro retorno al mar políticamente, con ideas claras contundentes y es: cerrar nuestras fronteras y todo vinculo con Chile.   

El 20 de junio de 1950 nuestro Embajador Alberto Ostria Gutiérrez firmó un convenio con el Canciller chileno Larrain, en el que se contempla una salida libre y soberana al Pacífico a cambio de concesiones ¡No Territoriales!, después de más de medio siglo de negativas sistemáticas de los gobiernos de la Moneda, se llegó a un acuerdo favorable sobre nuestra mediterraneidad. Infelizmente en 1953 el gobierno del MNR no tomó en cuenta lo estipulado en el convenio de 1950 ¡Nuestra salida soberana al mar! y a título gratuito permitió que los chilenos se apoderen de las aguas del Río Lauca con la agravante de comprometer la fe del Estado para trasladar el petróleo del Oriente boliviano; del Plata al Pacífico y avalar la construcción del ferrocarril o la carretera de Iquique – Oruro, así el gobierno del MNR traicionó al pueblo boliviano, consolidando el sueño largamente acariciado por los chilenos de potenciar y dar vida al norte chileno por muchas décadas más, gracias a las concesiones ¡No Territoriales! entregadas por el MNR a cambio de nada: Las aguas de la Cordillera de los Andes y los Hidrocarburos perteneciente a nuestra patria.

En 1953, tuvimos la llave para abrir el candado que nos encerró en nuestras montañas, lamentablemente el gobierno del MNR y sus diplomáticos no la supieron usar, por pensar primero en sus negociados y no en la patria, postergando por 50 años más, nuestro anhelo de retornar al mar y es que nuestros gobernantes, la clase política y diplomática nunca encontraron soluciones a nuestra mediterraneidad. Gracias al apoyo internacional nuestro enclaustramiento marítimo cobró vigencia y se descubrió el doble discurso del Presidente chileno y sus políticas retrógradas con respecto a nuestro encierro, pero lo más importante es que se conoció el trabajo sucio y mal intencionado de algunos colaboracionistas.

Compatriotas solo de pensar que nuestro gas pueda potenciar a los Estados Unidos o ha México es un despropósito, son los traidores, los que quieren hacernos creer que sí el gas sale por Chile obtendremos nuestra liberación económica ¡Que falaces!, la única verdad es que sí nuestro gas sale por Chile sin valor agregado, los únicos beneficiados serán los Araucanos y los bolivianos seguiremos encerrados en nuestras montañas por otros 100 años más, también sabemos que este recurso no renovable es indispensable y estratégico para el progreso del norte chileno por que representa, la ganancia de millones de dólares americanos por los muchos derivados que se extrae del gas, pero lo más importante es que obtendrían agua en abundancia para dar vida a esa desértica zona, por ello si cortamos todo vínculo con los chilenos ellos serán los más perjudicados, sin gas y sin el flujo comercial que representa la carretera Oruro – Iquique, el norte chileno languidecerá hasta morir, por que el ¡Gas! quieran o no es la llave para abrir el candado al que hizo referencia Daniel Salamanca, pues, si la llave la tenía el Perú ¡Hoy los bolivianos tenemos el gas, arma de presión sobre el gobierno del Mapocho! para nuestra salida libre y soberana al océano Pacífico. Por que somos, un  país estratégicamente privilegiado y eso nos da el derecho de que ¡jamás! renunciaremos al mar.

Compatriotas, hoy más que nunca nuestros gobernantes, parlamentarios y diplomáticos tienen que poner toda su capacidad y esfuerzo para consolidar nuestra salida al Atlántico por la Hidrovía Paraguay  – Paraná y esperar con paciencia que los Chilenos cambien de actitud. ¡Si es que quieren que el norte chileno sobre viva gracias a los recursos económicos acuíferos y energéticos de Bolivia!

En resumen, Chile jamás accederá devolver el territorio que usurpó por la fuerza de las armas, por ello debemos comenzar a potenciar nuestras FFAA, pues en tanto Chile no considere que Bolivia amenaza seriamente su seguridad y su integridad territorial, no buscará caminos de entendimiento para terminar con esta injusticia, por ello es imprescindible y necesario potenciar a nuestras fuerzas armadas, además ya no debemos continuar favoreciendo económicamente a Chile como se lo hace desde 1904, cerrando nuestra frontera evitaremos el envío de nuestras exportaciones por Arica, Iquique y Antofagasta, solo así pondremos al gobierno chileno en serios aprietos, pues gran parte de la población de dichas ciudades  depende del comercio con Bolivia para subsistir.

Santa Cruz de la Sierra, enero 29 de 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: